Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

De sal a piedra

Manuel Villena (Granada)
Redacción
sábado, 16 de mayo de 2009, 10:47 h (CET)
Soy el padre de Vanesa, recordará que hace dos días me envió, para que cumplimentase, un impreso donde se me exigía la autorización para poder vacunar a mi hija del tétanos. También tendrá fresca en la memoria la indispensable autorización para ir de excursión a Córdoba. Podría seguir enumerando gran cantidad de autorizaciones exigidas, pero por no extenderme en demasía con ambos ejemplos bastará para comprender el sentido de mi escrito.

Le ruego deje de pedirme más autorizaciones ñoñas que, en los tiempos que corren, carecen de sentido.

Mi hija, a pesar de ser menor, puede asistir al botellódromo e ingerir cuanto alcohol y otras sustancias deseé, pues allí el control brilla por su ausencia. Sabido es de todos que Granada es la ciudad española donde un menor puede obtener alcohol sin el menor obstáculo.

Dentro de poco mi Vanesa podrá adquirir y tomar cuantas “pastillas del día después” desee sin nuestro conocimiento y sin el más mínimo control médico. Si fallase la píldora en cuestión podrá abortar sin que su madre y yo mismo tengamos noticias de tan trascendental trance.

Por todo lo expuesto ¿no cree, Sr. Director, que sus exigencias están trasnochadas y está haciendo el ridículo? Le aconsejo que se actualice y rompa las cadenas de tanta opresión a los jóvenes.

Mas todo lo anterior no quiere decir que olvide sus deberes de velar por la integridad física y moral de mi hija mientras permanece en el centro escolar, pues si por incidente o accidente mi Vanesa sufriese alguna lesión física o moral o le llegasen a suspender injustamente ocasionándole algún trauma no me temblará el pulso en exigir responsabilidades por su posible negligencia.

PD: Cierto personaje bíblico quedó hecha una estatua de sal, yo me estoy quedando de piedra.

Noticias relacionadas

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo

Es una lástima

J. Catalán, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris