Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Derecho, garantía, seguridad, y respeto

María Muñoz (Málaga)
Redacción
sábado, 16 de mayo de 2009, 10:40 h (CET)
Con la desfachatez que le caracteriza a la vicepresidenta del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega, ha salido hoy con una contundencia impresionante, tras el Consejo de Ministros, acompañada de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, afirmando que las palabras "derechos, garantías, seguridad y respeto" definen este anteproyecto, que pretende "salvaguardar la dignidad de las mujeres"...

¿Quién tiene derecho a qué? ¿Tal vez la mujer a matar a su hijo?

¿Garantía a quién? A los abortistas, porque no les va a pasar nada y se van a forrar, (o sea que las cuentas corrientes irán In Crescendo).

¿Seguridad para quién, no será para el feto?, porque desde ahora será el vientre de su madre el sitio más inseguro que tendrá la criatura.

¿Este es el progreso, cuando en realidad, lo que permiten es hacer retroceder a la sociedad humana?

¡No!, miren progreso, le llamo yo, a ayudar a una madre que en circunstancias indeseadas, accidentales, materiales, las que sea, no pueda salir adelante y el gobierno le ayuda con medidas para que su hijo venga al mundo. Pero no para acabar con su vida.

Si presumen de defender la libertad y en consecuencia la democracia, rompen con ambas impidiendo la libertad de nacer al ser ya concebido y no respetando el sentir mayoritario de la sociedad que se inclina por defender la vida frente a la cultura de la muerte

¿Para esto existe el Ministerio de Igualdad, donde condenan a muerte al más indefenso?

Y hablando de respeto, lo que están es consolidando un orden social sin respeto a la vida, ni consideración con los integrantes de la familia.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris