Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

La eurocanción

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 16 de mayo de 2009, 08:11 h (CET)
Puede que alguien recuerde la canción rusa ganadora del año pasado del Festival de Eurovisión, digo rusa porque Rusia es este año el país anfitrión, de lo que se deduce que el año pasado ganó con mayor o menor motivo y justicia, y con mayor pena o gloria. Puede que hasta alguien recuerde quién la cantaba. Pese que a veces no recordamos la canción ganadora y a sus intérpretes de un año para otro, no dejamos de ambicionar ganar cada año porque de eso se trata, de competir para ganar ante una Europa sumida en una crisis que no está para cantar precisamente, si nos fijamos en las manifestaciones multitudinarias que se dan en las principales capitales europeas contra la pérdida de empleo.

En cualquier caso, la Unión Europea de Radiodifusión también quiere entretenernos como es una de las funciones propias de la tele. Y sin embargo, parece que nos da igual que vaya Massiel o Conchita Bautista, Rosa o Soraya o el mismo Rodolfo Chiquilicuatre que se volviera a presentar de nuevo, en representación de todos los frikis, porque somos fundadores. Me gustaría que alguien nos explicara lo que eso significa con exactitud.

Parece ser que hay cuatro países fundadores que consecuentemente financian el Festival de alguna forma y con alguna cantidad y tienen unas normas especiales de participación. Son Francia, Reino Unido, Alemania y España. Eso les hace que no participen en las dos semifinales de mayo, que se han realizado para elegir mediante votaciones de los telespectadores a 20 de los 37 países que finalmente competirán por cantar la mejor canción europea, y que después pronto se dejará olvidar entre otros sones. Eso les hace que vayan directamente a la final, vamos como cuatro enchufados.

Pues bien, los 25 países en cuestión, finalmente elegidos, deben emitir en directo las dos semifinales, participen o no participen, por su televisión para que sus telespectadores voten las 20 mejores actuaciones, pero los deberes no se han hecho bien este año y TVE no emitió en directo una de esas semifinales, sino en diferido. Nos asustamos al saber de que se ha rumoreado por ahí incluso que Soraya podría no defender la cancioncilla o eurocanción con estribillo en inglés, como castigo por no incumplir España las normas y que por sorteo debía defender en el lugar vigésimo quinto. Por suerte, para la anteriormente azafata y ahora internacional y europea cantante todo ha sido un rumor y se alegarán problemas técnicos que de todo hay en las europeas pantallas, por lo que finalmente Soraya podrá cantar en el Olympiyski Stadium de Moscú.

Esperemos que en esta 54 edición Soraya Arnelas se haga con la noche y se quede con ella, como reza el título de su canción “La noche es para mí”. Ayer ya ensayó con sus zapatos dorados, zapatos que llevará en el Concurso porque es otra extraña norma que se ensaye con los mismos zapatos de la actuación, también se codeó con la representante rusa Anastasia Prijodko; luego, ya conocen por tierras rusas su famoso agudo con el que finalizará la canción y por tanto el Festival, antes de comenzar la votación, al ser la última.

Luego, lo difícil es ganar, porque la proximidad, historia y buen rollo de los países del Este y sus soviéticos tejemanejes harán ganar de nuevo a uno de estos países. Aunque con la mala situación económica también se dice que ningún país quiere ser el próximo anfitrión por los gastos.

Sólo nos queda ver la coreografía ideada por Mayte Marcos, también coreógrafa del Chiki Chiki y ver el esperado escondite y nueva aparición de Soraya en plena canción entre los bailarines y coristas y, por supuesto, el traje con el que defenderá su eurocanción que todo cuenta.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris