Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Esta España no nos vale, refundémosla

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 15 de mayo de 2009, 07:59 h (CET)
Hay que refundarla, lo ocurrido durante la final de Copa del Rey es una buena muestra de que esta España no funciona. Me pregunto es cómo es posible que los que no son mayoría en las urnas electorales sí lo sean en unas gradas de fútbol, cómo es que la sociedad real desaparece cuando hay un balón por el medio. Todos sabíamos desde días antes lo que iba a ocurrir, a nadie se nos escapaba que se estaban organizando para recibir al Rey y al himno con una sonora pitada. ¿Nadie podía evitarlo, nadie podía desarmarlo? ¿Dónde estaban los dirigentes deportivos, dónde los dirigentes sociales? ¿Es que nadie podía organizar una “contrapitada”? ¿Será que es lógico que se organicen anticipadamente los unos y no los otros? ¿La gente “normal” (no estoy llamando anormales a los chifladores del estadio) calla y consiente, se encoge de hombros y acepta sin protestar? Esta España no nos vale y hay que buscar una nueva.

Se han hecho mil intentos de aproximación al nacionalismo. Se han ido cediendo y cediendo competencias, no existe en todo el mundo un país tan descentralizado como España, ninguna región del mundo tiene competencias comparables a la que tienen Cataluña, Euskadi o la Comunidad Valenciana, por no poner de ejemplo sólo regiones nacionalistas. Unos y otros, los dos grandes partidos han ido cediendo competencias cada vez que sus líderes necesitaban respaldo para gobernar, aún nos acordamos de la repentina conversión de Aznar cuando una mañana se levantó hablando catalán en la intimidad, el mismo Aznar que meses antes criticaba a González por ceder ante Pujol. Nada de ello sirvió para cambiar el panorama, nunca ha habido un punto de encuentro.

Pero la democracia ha cedido ante los nacionalistas desde el primer momento, la Constitución se hizo a medida de quienes reclamaban “Amnistía y Estatut de autonomía”. Por presiones se cedió también en la partición de Castilla en varias regiones de cartón piedra, pues a determinados políticos no les convenía una Castilla central y fuerte, con un montón de provincias, diputados y senadores. Y se cedió. ¿Y sirvió para…? ¿A quién molestaba una Castilla fuerte con un fuerte sentimiento “españolista”? La debilidad de España ante los nacionalismos y la práctica inexistencia de Castilla fue el precio.

La democracia ha cedido en todo ante los nacionalistas, salvo en el tema de los supuestos derechos históricos de Euskadi, sin que eso haya servido jamás para incorporarlos, para cambiar sus sentimientos o para solicitar su colaboración sin que hubiera intercambio de intereses políticos. Han pasado gobiernos, partidos y presidentes diversos, han pasado más de treinta años, y a pesar de todo ello estamos donde estamos, nos llegamos en una sinfonía de pitos y ofensas y no hay manera de incorporar a los nacionalistas ni modificar sus sentimientos. Los nacionalistas siempre tendrán una demanda más allá, siempre irán un paso adelante, ésa es su esencia y no hay otra justificación.

Los partidos de implantación nacional (permítanme llamarlos así mientras España siga oficialmente existiendo) tienen una grave tarea que llevar a cabo, la duda salta cuando después de treinta años no han encontrado solución. La batalla se presenta en el terreno político, evidentemente, y la inmediata pregunta es si presidentes como Montilla y su enfrentamiento permanente con Zapatero contribuye a solucionar mínimamente la situación o abunda en la “imposibilidad de entendimiento entre Cataluña y España? ¿No hay manera de desatrancar ese “Espanya ens roba”?

Según los informes sociales y las elecciones democráticas la mayoría de Cataluña rechaza la independencia. En Euskadi las cosas están más igualadas pero no existe la mayoría agresiva del campo de fútbol. ¿Cómo es que no puede trasladarse esa realidad social a las gradas del campo de fútbol? Por cierto, está todavía por analizar la inacción de los presidentes de ambos clubs de fútbol y de las respectivas autoridades autonómicas. ¿No había nada que hacer, nada que decir, nada solicitar a sus aficionados?

Esta España no funciona, hay que reinventarla, refundarla y reordenarla. Es incomprensible que varios millones de españoles la silben, nuestras autoridades deberían pensárselo muy bien y abordar este problema. Cruzarse de brazos conduce a… ¿a dónde conduce?

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris