Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

A los niños que reciben su primera comunión

Ana María Ros (Cádiz)
Redacción
jueves, 14 de mayo de 2009, 23:53 h (CET)


Soñé que yo me encontraba con Jesús de Nazaret,
y que juntitos jugábamos al juego del esconder.
Llevábamos un buen rato corriendo sin descansar,
por entre verdes campiñas como otras no he visto igual.
Y cómo siempre tocaba que me buscara Jesús,
al encontrarme me dijo ahora me buscas tú.
Me quedé arrimada a mi árbol esperando la señal y
tardó muy poquito en gritarme: ¡Vale ya!
Fui corriendo mucho rato buscándole entre los montes,
detrás de arbustos y rocas también detrás de las flores.
Me sentía sudorosa no podía correr más
muy lejos y sin Jesús sentí ganas de llorar.
No supe donde encontrarle pues yo todo lo busqué,
y secándome las lágrimas me volví a Nazaret.
Sentada junto a la puerta estaba cosiendo María
y donde estaba Jesús le pregunté si sabía.
Posó su boca en mi frente con infinita dulzura
y sonriendo amorosa no responde a mi pregunta.
Más retirando con gracia su precioso manto azul
me mostraba sonriente la carita de Jesús.
Quise abrir tanto los ojos para poder verlo mejor
que los abrí de verdad y el sueño se terminó.
Entonces si que sentí muchas ganas de llorar,
pero pronto recordé que podía comulgar.
Me fui corriendo al Sagrario donde Jesús me esperaba,
y… ¡Qué Comunión más dulce! fue la de aquella mañana.
Mira Jesús, yo le dije no te vuelvas a esconder más,
pues no sabes Niño mío cuánto me has hecho llorar.
Y el Niño Jesús me dijo: Si no me quieres perder
bajo el manto de mi Madre tu te tendrás que meter.
Yo te doy el mío enterito tu me das tu corazón,
y juntitos con el de Ella que nos lo guarde a los dos.
Si, si, Jesusito Mío le dije con alegría
porque se que Tú siempre dices: Que a ti se va por María.


Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris