Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Se busca: Jueces de venus

Ruth Marcus
Ruth Marcus
jueves, 14 de mayo de 2009, 10:37 h (CET)
“Contribuye al final de los tiempos en que las mujeres, la mitad de la reserva de talento de nuestra sociedad como poco, desempeñan altos cargos sólo como actores puntuales.”

Esa era Ruth Bader Ginsburg, al lado del Presidente Clinton, comentando su recién anunciada nominación a ocupar una vacante en el Tribunal Supremo. Me encontraba en el Rose Garden ese soleado día de junio hace más de 15 años, y recuerdo quedar impactada por la fuerza de la idea de Ginsburg: que superar la barrera del género no es un suceso puntual que deba hacerse como prueba. En su lugar, es una evolución constante hacia un momento en que la igualdad sea poco notable, cuando ser la única mujer -- en el estrado, en la mesa de conferencias, en la sala -- se interprete más extraño que familiar.

No hemos llegado aún a ese punto. ¿Quién habría pensado que, con la jubilación de Sandra Day O'Connor y la serie de vistas de confirmación de tres hombres blancos seguidos después de que Ginsburg se uniera al tribunal, la jueza se convertiría en otro actor puntual más?

Lo cual es el motivo de que sea tan esencial que el candidato del Presidente Obama para ocupar la vacante de David Souter sea una mujer.

Confieso un cierto mareo al escribir esa frase, y al afirmar tan categóricamente el requisito "hombres no." Es más cómodo -- si bien no sincero del todo -- disfrazar esta opinión entre el lenguaje frívolo de los valores de la diversidad de procedencias y las esperanzas de vida y las perspectivas. Todo eso es cierto, por motivos a los que volveré luego. Pero la realidad evidente es que tener una voz femenina entre nueve masculinas no es consistente con la mitad de presencia femenina en la reserva de talento de nuestra sociedad -- en realidad, Ginsburg dijo “la mitad por lo menos."

Pensaría de otra forma si pensara estar cambiando calidad por diversidad -- hablando en plata, si pensara que nos dirigimos al sector Harriet Miers. La elección del Presidente Bush de su consejera de la Casa Blanca no cualificada para reemplazar a O'Connor fue polémica precisamente porque, en lugar de sumarse a la impresión de que tener más de una mujer en el tribunal es la nueva normalidad, sugería que los presidentes tienen que hacer sacrificios para acomodar a las candidatas rebajando requisitos.

Pero el celebrado hecho es que no sería nada raro en el caso de Obama -- como no habría sido nada raro en el de Bush -- encontrar a un candidato que resulte tener a la vez todas las credenciales y dos cromosomas X. Como observaba Ginsburg el día de su elección, sólo una mujer ocupaba un puesto en un tribunal de apelaciones cuando el Presidente Carter juró el cargo en 1976. Hay hoy 47, más de la cuarta parte del total. Las mujeres han ocupado puestos de presidentes de tribunal en 20 tribunales superiores estatales.

Tener más de una mujer en el Supremo es en parte un asunto de simbolismo. Antes de la jubilación de O'Connor hace tres años, Ginsburg dijo en un discurso el mes pasado en la Universidad Pública de Ohio, "la gente podía ver que hay mujeres de todos los tamaños y formas, que no nos parecíamos, y que no hablábamos igual. … Ahora, estoy completamente sola y no es una buena imagen.”

Igual de importante, sin embargo, es el hecho insalvable de que una jueza -- como un juez que es miembro de una minoría racial, o que ha ocupado un cargo electo, o que ha ejercido la abogacía en el sector privado -- aporta un conjunto útil de experiencias vitales al arte de la justicia. Porque es un arte; implica el ejercicio del juicio, no de la medida científica.

Aquellos que pertenecen a la escuela del arbitraje -- es divertido que sea una metáfora masculina -- preferirán pensar lo contrario. En una entrevista difundida por la CNBC poco después de la jubilación de O'Connor, el juez Antonin Scalia decía que "en lo que respecta al producto del tribunal, no supone diferencia en absoluto. No creo que exista… una respuesta legal femenina a una cuestión y una respuesta legal masculina a la misma cuestión. Es una total estupidez.”

Por supuesto que lo es, expresada de esa forma. Pero las experiencias vitales forman el acto del juicio, y la experiencia de ser una jueza entra en juego en ciertos momentos.

Ginsburg, durante una entrevista con USA Today, ponía dos ejemplos de este término: uno implica a los funcionarios escolares que cachearon a una chica de 13 años, y otro un caso de discriminación por embarazo. En el caso del cacheo, algunos jueces cuestionaron la noción de que la chica quedara traumatizada por los sucesos; Ginsburg sugirió que simplemente no lo captaban. “Nunca han sido una chica de 13 años," decía al USA Today. “Es una edad muy difícil para una chica. No pensé que mis colegas, algunos de ellos, lo entendieran del todo.”

Está bien que algunos jueces sean de Marte. Simplemente necesitamos también unos cuantos, por lo menos, que vengan de Venus.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris