Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

El qué, el para qué y el cómo

Siempre se ha dicho que el trípode a cualquier solución es dar respuesta al qué, para qué y cómo
José García Pérez
jueves, 5 de mayo de 2016, 08:37 h (CET)
Cuando dejar de existir está a la vuelta de la esquina, uno, dos, tres o cuatro años (cruzo los dedos con el pulgar y el índice), brotan pensamientos y reflexiones que en tiempos de mocedades uno no se paraba a darles solución.

De siempre, o sea, desde que conozco a determinados parroquianos con los que a acudo a la melodía insuperable de saborear un güisqui o un gin-tonic, y sucumbo ante él, me pregunto qué me hubiese gustado ser de volver a nacer de nuevo. Las alternativas son variadas y numerosas, pero a todas gana mi deseo de haber sido Presidente de una buena o mala Cámara de Comercio.

No veo que esta profesión o cargo tenga muchos enemigos, a lo más los propios que deseen ocupar ese sillón, pero realmente es esta una función que pasa desapercibida ante la canallesca crítica, goza de los privilegios de estar aquí, allí y en todas partes, y siempre almorzando bien, de gañote y con un buen caldo que riegue el duodeno de forma apacible, no hay sobresaltos y al pueblo le importa un bledo lo que haga o deje de hacer el “presi” en cuestión.

Y además, cuando alguien no paga el recibito correspondiente por cerrar y abrir el pequeño comercio, últimamente se cierra más que se abre, no se envía al cobrador del frac, sino a la Agencia de Tributos por lo que el abono de la deuda es casi inmediato.

Siempre se ha dicho que el trípode a cualquier solución es dar respuesta al qué, para qué y cómo, siendo la última pata, el cómo, la más importante del trípode.

Si ello es así, habrá que estrujarse la mollera para saber cómo salir de la ruina de este barrizal y quién es el guapo, o guapa, que le pone los cascabeles al gato. Desde luego que no los pensionistas y parados, las viudas y mileuristas, los hipotecados y currantes o los pequeños comercios y raquíticos ayuntamientos, la solución, si es que la hay, barrunto que debe estar en bancos, empresarios, sindicatos, política de Estado y drástico recorte del gasto público.

En ese recorte, podríamos introducir la campaña de las Cámaras de Comercio y si me apuran mucho, hasta la eliminación de las mismísimas Cámaras. Ah, y las Diputaciones. Y otro ah, uf, los diecisiete parlamentos autonómicos y lo que ello conlleva.

Aguanto los insultos con la misma estoicidad que he soportado hoy al dentista hurgar en mi boca, así que no se acomplejen.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris