Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Más muros que puentes

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 14 de mayo de 2009, 06:53 h (CET)
La tierra hasta ahora siempre ha tenido más muros que puentes. En esto no hemos avanzado. Y lo trágico, como ha dicho Benedicto XVI en Israel, es que todavía se sigan levantando murallas para izar el odio y la venganza. Abramos todas las tapias, es tan preciso como necesario, tan urgente como vital. Dondequiera que los seres humanos pongan barreras, debemos poner comprensión y entendimiento. Claro que hay que romper las vallas, pero ¿con qué ingenio? Sin duda alguna, hemos de buscar la manera de ablandar los corazones endurecidos. Cada día, los medios de comunicación social, trasladan a nuestros ojos imágenes que nos aprisionan. Son llamadas que debieran motivarnos a la apertura, a la reconciliación, a la solidaridad de los brazos abiertos. La humanidad no puede tapiarse una sobre otra. Estos parapetos lo único que hacen es echar leña al fuego y avivar la sed de revancha. Tengamos fronteras, si debe haberlas, pero no frentes ni medianeras, que nos enfrenten.

Los muros del rencor y de la codicia, que aún nos separan unos de otros, acrecientan las hostilidades e indiferencias. Todo esto pasa porque el mundo, los diversos gobiernos de este globalizado mundo parapetado en las armas antes que en el corazón, todavía no combate con el escudo de la justicia en común. Nadie puede ceder a la tentación del desaliento y de la revancha: el respeto a la vida, la solidaridad internacional y el cumplimiento de la ley deben prevalecer sobre los murallones de crueldades y violencias. Habría que reforzar mucho más, pienso, la mediación internacional como medio fundamental para el arreglo pacífico de controversias, en lo posible antes de que éstas pasen a la etapa de fuego. Lo malo es que vamos a seguir levantando paredes, mientras se recluten niños para la guerra, en vez de reclutarlos para la educación. Precisamente, en las zonas de conflicto armado es donde más habría que potenciar las enseñanzas. Donde hay educación no hay distinción de clases, dijo Confucio. No le faltó razón, porque las enseñanzas que lo son en valor, templan el alma. Todas las naciones deberían considerar esto.

Volviendo la mirada a los muros de la patria mía, aquí tampoco nos libramos de los diques separatistas. El boicot al himno español, alabanza de la indisoluble unidad de la Nación española, promovido por varias organizaciones independentistas catalanas y vascas, en la final de la Copa del Rey de fútbol, es un claro y bochornoso ejemplo de actualidad. Estos actos son intrínsecamente perversos, nunca justificables y menos en un evento deportivo, que siempre ha de estimular a la persona a dar lo mejor de sí. Por desgracia, aún desciframos torpemente el mundo, sobre todo cuando enaltecemos baluartes que nos dividen. Abajo todos los muros del egoísmo, la maldad que nos sirven o nos la servimos en bandeja, para desgracia de toda la especie humana.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris