Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Charlatanes en el Congreso. Así vamos

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 14 de mayo de 2009, 06:52 h (CET)
Nuestra nación es algo más que un conjunto de políticos de distintas ideologías, con proyectos enfrentados e intereses opuestos.. España, señores, es una gran nación con solera histórica; con pedigree de muchos siglos de cultura compartida; con regiones enraizadas por linajes comunes, que supieron unirse en momentos en que la patria estaba en peligro, para emprender, juntas, grandes empresas colectivas en defensa de sus libertades y de sus creencias. No es pues un juguete de usar y tirar para que, algunas castas de políticos, piensen que, el gran acervo histórico, cultural, jurídico, científico, literario y religioso, base de la fraternidad, respeto y unión de todos sus ciudadanos, es fácil de desarraigar del sentimiento del pueblo. Los españoles, a través de las Cortes Contituyentes y mediante un acto de extrema generosidad, nos otorgamos la Carta Magna, la Constitución de 1978. Un instrumento para mantener nuestra unidad, nuestra lengua y nuestras libertades.

Ahora, tras unos pocos años de gobierno del partido socialista, este modelo de Estado, puede ser, impunemente, despreciado por quienes nos gobiernan, en aras a unas determinadas concepciones ideológicas, que pretenden hacer tabula rasa de todo lo conseguido a través de tantos sacrificios, sufrimientos, privaciones y actos heroicos realizados por ciudadanos ejemplares que supieron dar su vida por la salvación de la patria. Su objetivo es crear, de la nada, un nuevo modelo de comunidad, una original sociedad basada en un original régimen político por el que se busca la reactivación del enfrentamiento entre españoles, la revitalización de los odios engendrados en la Guerra Civil y la restauración de antiguas y desprestigiadas modas igualitarias, derivadas de una concepción decimonónica de la sociedad y fruto de trasnochadas ideas revanchistas, que intentan destruir el actual sistema económico, financiero, legislativo y ético por el que nos hemos venido rigiendo hasta la fecha, prescindiendo de nuestros acervo histórico, de nuestra moral tradicional y de nuestra idea de una España unida. Se trata de implantar nuevas prácticas de reciente cuño; tergiversar, mediante un relativismo egoísta, los conceptos de lo permitido y lo prohibido; destruir instituciones de tanto abolengo como es la familia y prescindir de cualquier norma que intente poner trabas a los excesos derivados de una concepción hedonista de la sociedad.

Por esto señores no quiero hacer referencia en este comentario a lo que fue el acto de celebrado en las Cortes generales sobre el llamado “Estado de la Nación” ni, por supuesto, pasar a analizar, pormenorizadamente, lo que tantos otros periodistas y expertos ya han hecho con prodigalidad; simplemente, me quiero referir al bochornoso espectáculo, más propio de una competición de charlatanes, en el mercadillo de un pueblo, que de dos políticos en cuyas manos está la salvación o el hundimiento de nuestra patria. A ninguno de los dos líderes de los partidos: el del gobierno o el del partido mayoritario de la oposición, se les pudo apreciar otro deseo que el de intentar barrer para su bando. Fue una pelea a cara de perro donde lo que menos les importaba era ver de encontrar el camino de sacarnos a todos del bache económico en el que nos encontramos. Si uno parecía un Papá Noel de vía estrecha prometiendo regalos, golosinas y caramelos para todos, con toda la irresponsabilidad de aquel que ofrece entregara la Luna sin saber cómo se las va a arreglar por cumplir con lo prometido; el otro parecía alguien que llevaba la lección aprendida y que no supo, no pudo o no quiso atacar los puntos débiles de su adversario.

Y es que, un debate “sobre el estado de la Nación”, por importante que pudiera ser el tema económico y el de la crisis, no se queda reducido a una polémica monotemática porque, la nación cubre muchas otras facetas igualmente interesantes y con importantes problemas pendientes de resolver que afectan, de hecho, a cuestiones sobre las que la ciudadanía se muestra muy sensible como, por ejemplo, el funcionamiento de la justicia o el escandaloso tratamiento que se le está dando a la cuestión de la lengua española en algunas comunidades autónomas donde son, precisamente, los propios gobiernos los que se enfrentan, incumplen y se muestran arrogantes con las sentencias que los tribunales de justicia han promulgado a favor del castellano.

Si les tengo que decir cuál es mi opinión sobre esta falta de atención para todo lo que no fuera las finanzas y la economía, les tendría que explicar que, mucho me temo, entre los partidos PSOE y PP, existieron acuerdos previos al debate para que determinadas cuestiones espinosas para ambos se quedaran fuera de la polémica. Yo no hablo de corrupción pero tú no menciones lo de la lengua en Catalunya y Baleares o, cómo es posible un acuerdo PP y PSOE en el País Vasco y, no obstante, ello parece ser imposible en Catalunya y Baleares o cómo se entiende que el PP no diga nada respecto al aborto y su liberalización o no comente un tema tan de actualidad como la zarrapastrosa actuación de un magistrado de la Audiencia con respecto a unos piratas somalíes, capturados por un barco español, a los que primero se los quiso traer a España para ser juzgados a petición del fiscal; luego al Gobierno no le pareció bien y obligó al fiscal a desdecirse, lo que motivó la pataleta del juez que decretó su libertad. Cuando el pobre capitán del Marqués de la Ensenada pidió que se le aclarara lo que debía hacer, se le dijo que no los dejara en libertad y que los entregase a las autoridades somalíes. ¡Chapuza legal, tras chapuza legal! Nada nuevo, por otra parte, si recordamos casos como el de De Juana Chaos o el del señor Otegui.

Palabras, palabras y más palabras. Se adormece al pueblo por cansancio, se le anestesia prometiendo aquello que se sabe imposible de cumplir, porque estamos endeudados hasta las narices, pero sirve para ganar tiempo y prolongar la agonía de este país, al que se le quiere hacer creer que ya todo ha pasado pero, vean ustedes qué curioso, todos los datos económicos que nos van llegando son cada vez más preocupantes y auguran una crisis que no va a ser superada hasta el año 2011. El espectáculo está servido, Rajoy acusa a Zapatero de “ser un lastre para la economía española” y le enseña la cartilla que se supone que contiene “sus recetas para superar la Crisis”, pero no habla de su contenido; Zapatero no se corta y le larga a su oponente “usted no tiene ningún interés en luchar para combatir la crisis” y empieza a desgranar su retahíla de “soluciones”, como si las arcas del Estado pudieran con todo. Es difícil endeudarnos más. El BCE ha puesto en marcha la máquina de fabricar billetes pero, no se alegren, es pan para hoy y hambre para mañana. China ya lo viene advirtiendo a EE.UU y a Europa: ¡no es bueno acudir a la fabricación de billetes de banco porque son la fuente de la inflación!. A mayor número de billetes en circulación, las mercancías se encarecen más y los sueldos decrecen, porque con ellos se puede comprar menos. ¿Lo tiene previsto el señor Zapatero? Y yo me pregunto: ¿Quién le puede llamar a eso gobernar? Pero todos contentos y haciendo apuestas a ver cual de ambos ganó el debate. Enhorabuena.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris