Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Bondadosas reflexiones parlamentarias

Mario López
Mario López
jueves, 14 de mayo de 2009, 06:48 h (CET)
Bueno, pues vamos sobrellevando el debate del estado de la Nación sin excesivos problemas. Por lo previsible de sus intervenciones, ninguno de los líderes nos ha provocado una crisis cardiovascular aguda. El partido en el Gobierno ha dejado claro que va a seguir lidiando con el toro conocido y que no piensa mandarlo de vuelta a los toriles.

Así que los escasos ingenuos que aún quedan por ahí, esperando la muerte del capitalismo y el advenimiento del paraíso socialista, pueden estar contentos; aún tienen por delante algunas décadas para seguir soñando. La oposición parlamentaria, como en realidad también es partidaria de seguir lidiando con el mismo toro, pues no ha planteado la menor disyuntiva al presidente y su nuevo reparto de ministros. Alguna palabra que otra mal dicha, pero nada más. La recalcitrante Rosa Díez, reivindicando una vez más la obviedad, manteniéndose impasible en la infundada confianza de que el acento más largo es el que más llega, nos obsequió otro cansino capítulo de su ya más que languidecente farsa. Allá ella. Ya es mayorcita para saber que con estas zarandajas a la que es tan aficionada, aparte de hacer un mal apaño a su precario discurso e injustificar la tenencia de su acta parlamentaria, sólo conseguirá diluirse en las caliginosas brumas del olvido popular. Habría que recordarles a los que claman por los pactos de estado que conjeturas de ese tipo fueron las que crearon el clima apropiado para que el teniente coronel Tejero mostrara sus mostachos y finas maneras castrenses en la Carrera de San Jerónimo. Un diputado cabal lo que tiene que hacer es poner sobre la mesa propuestas dignas de ser tenidas en consideración y ayudar al Gobierno, en la medida de lo posible, a lidiar el toro; aunque dicho toro no sea el que uno quisiera lidiar.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris