Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Desde el jardín

Marino Iglesias Pidal
Redacción
miércoles, 13 de mayo de 2009, 08:52 h (CET)
Ya lo he mencionado en otras ocasiones, cómo el Presidente me hacía recordar al protagonista de esta película, el señor Gardiner, un retrasado que había pasado toda su vida cuidando el jardín de los parientes que lo tenían recogido, sin prácticamente contacto alguno con el mundo exterior, hasta que estos murieron. Ahora, la ministra Salgado me hace pensar si el libro en el que se basa el film no será de lectura obligada para los miembros de este Gobierno.

“ - Aclaremos bien las cosas, señor Gardiner, su opinión es, pues, que la retracción económica, la tendencia bajista del mercado bursátil, el aumento del desempleo… no son más que una fase, una época, por así decirlo, en la evolución de un jardín.

- En un jardín las plantas florecen… pero primero deben marchitarse; los árboles tienen que perder sus hojas para que aparezcan las nuevas y para desarrollarse con gran vigor. Algunos árboles mueren, pero los nuevos vástagos los reemplazarán. Los jardines necesitan mucho cuidado, pero si uno siente amor por su jardín no le importa trabajar en él y esperar hasta que florezcan con seguridad en la estación que corresponde”.

La ministra Salgado ve “brotes verdes” en la economía. Quizá un sentimiento de vergüenza - ajena o propia, no sé – no le permita levantar los ojos del suelo y por eso ve los brotes verdes, ¡pero oño! ¡cómo no los va a ver si estamos en plena primavera!

Se aprecia también una desaceleración en la subida de la tasa de desempleo, y digo yo, ¡por fuerza, apenas quedan empleados! Y, por supuesto, cuando ya no haya ningún trabajador en activo, la tasa de crecimiento del desempleo será cero; de bolas.

¡Eso sí! Hay un sector inmune a todas las crisis: el político, ¡ahí crecen los “puestos de trabajo” sin parar! Y si nos fijamos en este colectivo podríamos creer que es rotundamente verdad que el Gobierno no quiere abaratar el despido. Para empezar, aunque no pasen de diseñar bicicletas de dos ruedas, a estos nadie los despide, se despiden ellos cuando quieren ¡y menudas prestaciones que disfrutan los gachós!

¡Ala oño, seguir alimentando a quienes nos va a matar de hambre! Y en el entretanto, por si la inanición resulta un arma muy lenta, que nos vayan jodiendo asesinos, violadores, maltratadotes y otros engendros, que para eso gozan de un sistema judicial que no les dejan mucho tiempo en residencia fija con candado por fuera, ¡y los fines de semana de libran! a fin de no privarles de su afición a joder a los demás, ¡Y seguimos dominando!

Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris