Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las células embrionarias

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 13 de mayo de 2009, 08:48 h (CET)
No es posible que el conductor de los EEUU, Barack Obama, rubrique un decreto sobre el manejo de embriones humanos sin que haya por medio ni moral, ni política, ni ideología. Hay quienes tienen su ideología tan asumida que no la advierten, y la confunden con la realidad. Evidentemente, tanto el decreto de Bush como el de Obama, que lo deroga, son dilemas políticos con cimientos ideológicos y morales. En cuanto a motivos religiosos, el Times se los aplica a Bush, pero Obama los citó expresamente para apoyar su decreto: “Como persona de fe, creo que estamos llamados a cuidar unos de otros y trabajar para aliviar el sufrimiento humano”.

El presidente de los EEUU recalcó la ayuda a la “protección de la investigación libre y abierta” e informó de nuevas medidas para ratificar que “tomamos decisiones científicas basadas en hechos, no en ideología. Nuestro gobierno nunca abrirá la puerta a la clonación humana con fines reproductivos. Eso es peligroso, profundamente malo, y no tiene lugar en nuestra sociedad, ni en ninguna otra”. También Obama ampara que la libre investigación ha de agachar la cabeza a los principios morales.

La obsesión de Obama consiste en quitar la censura de Bush, imponiendo a los estudios científicos inflexibles condiciones y una minuciosa fiscalización, para atajar posibles arbitrariedades.

La iniciativa de Obama parece menos equilibrada. En su perorata se deslizó entre la vaguedad de las generalidades inexpugnables, sin entrar en el debate de lo que está en juego: no citó que la fajina que financiará se trata del asesinato de embriones humanos. Aseveró que el decreto de Bush proyecta un “falso dilema entre ciencia seria y valores morales”, pero no determinó qué valores salva con su decreto, y cuando aseveró que se puede investigar con las células embrionarias y, al mismo tiempo, “evitar los peligros”, tampoco reveló de qué riesgos se trataba. Lo único que está claro es que el equilibrio de Obama ladea la balanza hacia un lado. Remató su discurso con la cita religiosa habitual “Dios bendiga a América”.

Sin embargo, la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal, aseveró que: “Ningún católico puede admitir, en ningún caso, prácticas como el aborto, la eutanasia o la producción, congelación y manipulación de embriones humanos”.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris