Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Volvemos a las andadas con ETA

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 13 de mayo de 2009, 07:47 h (CET)
Es difícil pasar un día, en esta España de hoy, sin que algún personaje público intente superar a los demás en cuanto a conseguir crear más asombro en esta ciudadanía que asiste, perpleja e inquieta, al retorcimiento inmisericorde de todos aquellos principios que pensábamos que eran el eje de la convivencia humana y las directrices por las que la actual civilización se regía para distinguirse de cualquier otro sistema retrógrado, caduco y trasnochado de otras, mal llamadas, civilizaciones, en las que los derechos individuales de las personas cedían ante el poder omnímodo de sus gobernantes, verdaderos tiranos que hacían de su voluntad ley y de sus deseos esclavitud para sus súbitos. Sólo una verdadera revolución de las ideas, un resurgir de los antiguos planteamientos por los que determinadas políticas debían imponerse a toda costa, incluso en contra del sentir de los propios ciudadanos; por quienes pretendían, bajo supuestas reivindicaciones de tipo social, implantar un régimen férreo, tiránico y policial sobre el pueblo al que, supuestamente, se quería librar de las “garras” del capitalismo “depredador” de los derechos de los trabajadores. El régimen de la Rusia bolchevique ha sido el paradigma de este género de sistema de gobierno, que pretendía hacer del comunismo la bicoca, la liberación de la esclavitud de las masas oprimidas y la utopía igualitaria por la que, todos los ciudadanos, bajo la égida paternalista del propio Estado, iban a gozar del mismo bienestar, al menos, así pretendieron venderlo, si bien, los resultados de tal fórmula política no pudieron resultar más descorazonadores para aquellos que pusieron su confianza en ella.

Si en España hemos estado padeciendo una lacra endémica, si los españoles han sido objeto de un diezmo criminal y si la sociedad se ha visto amenazada por un chantaje más abominable, por parte de un grupo de criminales descastados que han hecho de su insania un negocio y que han ocultado sus instintos sádicos bajo la capa de un supuesto “nacionalismo” de opereta; estos señores, lo podemos decir sin duda alguna, han sido los terroristas de la banda ETA y todos aquellos que, directa o indirectamente, han colaborado en ocultar a sus miembros, facilitarles medios, apoyarlos desde la propia sociedad vasca y jalearlos con homenajes y manifestaciones ( la mayor de las veces con toda impunidad) por las calles de los pueblos y las ciudades del País Vasco. Sin embargo, desde la llegada de los socialistas al poder, parece que se les ha metido entre ceja y ceja, con una obsesión digna de mejor causa, que a esta banda de criminales se les ha de comprar la “paz”, la famosa paz que nos predicaba el señor Zapatero. La “urgencia” del Ejecutivo por apuntarse una baza electoral ya le hizo tramar un acuerdo por el que se estaba dispuesto a perdonar a los criminales de cientos de muertes inocentes y concederles una amnistía, con empleos y otras bagatelas, para que no se murieran de hambre y pudieran continuar su lucha desde las mismas instituciones del Estado. Todos sabemos como concluyó semejante fantochada y la forma con la que los etarras estuvieron aprovechándose de la debilidad del gobierno de Zapatero para rearmarse y reconstruir sus estructuras, tan diezmadas por la eficaz política del señor Aznar.

No obstante, a pesar de las declaraciones del señor Rubalcaba y del mismo Zapatero, en el sentido de que ETA no tiene otra salida que rendirse sin condiciones y que, sin duda, acabará siendo derrotada por la policía; hete aquí, señores, que, de pronto, el nuevo presidente de este órgano especial jurisdiccional que es la Audiencia Nacional (cuna de los famosos jueces estrella, que tanto nos están desacreditando en el extranjero y que se mueren por vestirse con las armaduras de Don Quijote), se presenta ante una rueda de prensa para volvernos a escandalizar con sus declaraciones. El señor Juanes no se ha mordido la lengua cuando ha afirmado, con toda la tranquilidad del mundo, que “En la ley hay margen para conceder beneficios a ETA”, redondeando su declaración, no sé si para dulcificar su rotundo aserto o para reafirmarlo, que “dentro de los mecanismos legalmente establecidos y siempre que se den los fenómenos de reinmersión y que se cumplan los requisitos legales, puede haber margen con ETA”. Muchas parece que deberán ser las condiciones y, mucho me temo, que pocas las intenciones de los asesinos de cumplir con ellas, pero, en todo caso, sería muy conveniente que este señor, que nos han colado en la presidencia de la Audiencia Nacional, nos explicara con mayor claridad y exactitud, a los ignorantes ciudadanos de a pie, ¿cuáles son estos mecanismos legales que permiten, sin que antes cumplan las condenas a las que se han hecho acreedores, que sean reinsertados unos asesinos? Nos choca mucho que ahora se nos quiera vender que “pueda haber margen con ETA”. Me imagino las caras que deben haber puesto los familiares de las víctimas de los terroristas al escuchar a este señor mostrarse tan benigno con los asesinos de sus deudos.

Todo hace suponer que, este señor, no ha hablado como lo ha hecho sin que, desde alguna parte se le haya impulsado a hacerlo y, miren, me parece que no nos sería muy difícil acertar desde donde se le puede haber inducido a ello. El señor ZP nunca, y digo nunca porque así es, se ha manifestado rotundamente en contra de la negociación con ETA, dejándose siempre una puerta abierta para poder hacerlo en el momento que él juzgara más oportuno. Puede que ahora, metido hasta las narices en este estercolero de la depresión, boqueando entre las miasmas del caos económico, crea que ha llegado el momento de reactivar el tema de ETA, ya fuere para desviar la atención de los ciudadanos – como ya ha venido intentando con el aborto, los ataques a la iglesia y la eutanasia – o ya fuere para intentar apuntarse un tanto ante las Europeas que, dicho sea de paso, no parece que los pronósticos se le presenten muy favorables. En todo caso, siguen en su empeño de intentar convencer a los españoles que ha llegado el momento de pasarles la mano por el lomo a los etarras, perdonar sus crímenes y permitirles vivir como personas normales entre nosotros. ¿Qué mataron a seres inocentes? ¡No hay que exagerar, que más murieron en la guerra de Crimea!; pero, ¿serán capaces de perdonarles todo lo que han hecho? ¡Hombre, si es por la paz, todo está permitido!, ¿y las familias de los masacrados? ¡Ande, ande, ande, no sea usted tan meticuloso, se les dan unas palmaditas en las espaldas y… pelillos a la mar!

Buenos modales con ETA, Justicia Universal, (por qué no habrán empezado por señores como Carrillo, por ejemplo), cuatro millones de parados, endeudados hasta las orejas, nadie compra, no hay créditos, y las SGAE chupando la sangre a los navegantes de Internet ¿Se les ocurre a ustedes un país más agradable donde vivir? Pues no, evidentemente que no, porque España es la economía más sólida de toda Europa y la que tiene la estructura financiera mejor, dixit Zapatero. Puede ser, pero yo que él, me apresuraría a intentar apalancarla antes de que todo el tinglado le caiga encima y , de paso, sobre el resto de los españoles, ¡ojo, de los pocos que ya vamos quedando!

Noticias relacionadas

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”

Carles Riera, sin foto en el cartel

Perfiles

¿Será Erdogan el nuevo Saladino de Jerusalén?

¿Peligra la vida de Erdogan?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris