Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

México, EEUU y Canadá, del TLCAN a la ASPAN

Olga Esmeralda García (México)
Redacción
martes, 12 de mayo de 2009, 10:17 h (CET)
La historia de amor-odio entre México y Estados Unidos entró en una nueva fase desde el 1 de enero de 1994, fecha de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA por sus siglas en inglés) –cabe recordar que a lo largo de la historia, la relación entre México y Estados Unidos se ha visto empañada debido a los roces ocurridos en distintos episodios que han derivado en desconfianza, incomprensión y conflictos entre ambas partes. El establecimiento de un acuerdo de este tipo, a pesar de estar limitado teóricamente al plano comercial, podía representar la mejora en las relaciones generales entre ambos países–.

Como bien ha señalado la profesora e investigadora mexicana, Consuelo Dávila Pérez: “Un proceso integrador tiende a extender sus redes transnacionales a otras áreas no precisamente comerciales como serían ciertas políticas comunes de los socios comerciales o bien otros ámbitos sociales y políticos como las migraciones, el narcotráfico, lo laboral, la comunidad académica, el sector empresarial (…)”, y el caso del TLCAN –el cual incluye también a Canadá– no habría de ser la excepción; teniendo este acuerdo comercial de por medio, México y Estados Unidos se han visto en la necesidad de afrontar los temas comunes como el narcotráfico y la migración –y ahora la influenza humana– desde una nueva perspectiva de cooperación y mutuo reconocimiento.

Fue en el marco de esta nueva panorámica de las relaciones trilaterales, México-Estados Unidos-Canadá, que el 23 de marzo de 2005 los mandatarios de estos tres países, Vicente Fox Quesada, George W. Bush y el Primer Ministro canadiense Paul Martín, anunciaron la puesta en marcha de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN). Dicha alianza incluye temas como la protección al medio ambiente, la seguridad fronteriza y la cooperación regulatoria, entre muchos otros que van más allá del tema puramente comercial.

Y si bien los niveles de cooperación alcanzados por estos tres países distan mucho del nivel de integración logrado en la Unión Europea, cabe recordar que en el primer caso estamos hablando de países que cuentan con circunstancias bastante disímiles como son su nivel de desarrollo, poder, estructura política, composición étnica y religión, por citar algunas. El proceso de integración en Norteamérica sigue un curso mucho más lento y mucho menos estructurado que en Europa pero avanza a medida que los tres países –Canadá, Estados Unidos y México– aceptan su interdependencia y la importancia de la cooperación trilateral.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris