Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Manuel Torreiglesias

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 12 de mayo de 2009, 08:57 h (CET)
La verdad es que sorprende y duele que, a pesar de toda la historia de guerras y disputas cainitas que tenemos a nuestras espaldas, una gran parte de la sociedad española todavía esté aquejada de uno de los más corrosivos virus del alma. Me refiero a la envidia, señora que no respeta rangos, ni edades ni sexos, y que ha formado parte de nuestra idiosincrasia: si a Fulanito le van bien los negocios, será porque roba; si a tal escritor le dan un premio, se tratará sin duda de un enchufado o de un chantajista; la actriz o presentadora de moda, es que es prostituta de lujo en sus horas libres… Y así puede ampliarse la lista hasta que Vds. se cansen.

No conozco a Manuel Torreiglesias personalmente y muy pocas veces he visto su programa de salud “Saber vivir”. No obstante, recuerdo la positiva impresión que me produjo. Se trataba de un verdadero programa de televisión; de esos que te hacen creer que el medio sirve para algo más que adormecer la inteligencia de quienes se sientan delante de lo que alguien acertadamente llamó “la caja tonta”. Estoy seguro de que “Saber vivir” ha ayudado a muchas personas, a lo largo de sus muchos años de emisión. Su director fue además impulsor de un proyecto que, si no novedoso, ya que existían precedentes en la televisión de los ochenta con los programas conducidos por otro gran profesional, Ramón Sánchez Ocaña, había conseguido convertirse en un referente de los medios de comunicación públicos.

En este caso, como en muchos otros, la labor de equipo era esencial. Torreiglesias, como Sánchez-Ocaña, son periodistas y no médicos y, por tanto, tuvieron que rodearse de un plantel de colaboradores fijos, especialistas, al que se añadían circunstancialmente otros, según el tema que fuera a tratarse en el programa. Sin embargo, “el alma” de esos espacios, quien los orientaba, coordinaba y mimaba era siempre quien había impulsado la idea. Lo mismo ha ocurrido siempre y lo mismo ocurrirá. Cuando murió, hace casi tres décadas, Felix Rodríguez de la Fuente nadie cubrió su vacío y, por muchas críticas que se vertieran sobre él, lo cierto es que “el equipo”, por muy digno y profesional que fuese, nunca logró reemplazar a quien lo dirigía y coordinaba.

Ahora TVE ha decidido, de la manera más absurda e insultante, descabezar un programa modélico. Y lo ha hecho con una especie de “ucase” interno, inapelable y fulminante. En el momento de tomar la decisión de destituir a Torreiglesias no se han tenido en consideración sus muchos años de trabajo bien hecho. Sólo ha contado la coyuntura propicia para desembarazarse de uno más de aquellos que hicieron de la televisión de todos, la pública, lo que es hoy.

No creo que sea una coincidencia el hecho de que se prescinda del director de “Saber vivir”, en el momento en que se anuncia que TVE va a suprimir la publicidad en sus emisiones. Y la razón peregrina que se aduce para haber tomado esta decisión es que en el programa se incluía publicidad de una forma abusiva y casi fraudulenta. No lo creo. Y si así fuera, ¿cuándo lo detectaron?, ¿no pudieron advertir a Torreiglesias, en vez de echarlo de forma tan onerosa?

Estamos hartos de programas basura en los que la publicidad se cuela por la bravas, sin que a nadie parezca importarle. Es el caso de “Corazón” y de otros, como “España Directo”, donde se anuncia con el mayor descaro una clínica de adelgazamiento, una zapatería, un salón de baile o un restaurante, con el pretexto del consabido reportajito.
Según un viejo proverbio marino inglés, “Its an ill wind that blows nobody good”; que libremente podría traducirse como “Sopla un mal viento que nada bueno trae”.

Acaso pueda aplicarse a los que corren por los pasillos de aquella “santa casa”.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris