Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Conservatismo, liberalismo y ¿socialismo?

Mario López
Mario López
martes, 12 de mayo de 2009, 08:56 h (CET)
Los que hemos cometido la temeridad de dedicar parte de nuestra vida a estudiar estas cosas hemos leído, entre otros, el libro de George Sabine titulado “Historia de la Teoría Política”. En él se analizan las tres tendencias imperantes en Occidente: liberalismo, conservatismo y socialismo.

Sucintamente y según este texto de obligada lectura en ciertas facultades de nuestro país, el conservatismo viene a ser la política que defiende la aristocracia, clase social que posee una serie de derechos y valores adquiridos y que, como es fácil de imaginar, no está por la labor de renunciar a ellos. Un gobierno conservador va a condenar al conjunto de la población, per saecula saeculorum, a padecer la miserable existencia que el destino determinó para ella, con tal de no tocar una sola prebenda de la gente bien; porque es de dios que sea así y punto. El liberalismo se encuentra situado entre el conservatismo y el socialismo. Es favorable a la reforma y opuesta al radicalismo. Se considera congruente con el punto de vista de la clase media. Un gobierno liberal defenderá a capa y espada los privilegios de la aristocracia, pero promulgará una serie de decretos que permitan a la clase media, por ejemplo, quitarse el velo en misa o ir a la playa en topless; así como empeñarse en una hipoteca que, en tiempos de bonanza, le hará propietaria de una casa en Móstoles al precio de un castillo borgoñés. Y en tiempos de crisis, le conducirá irremisiblemente a los comedores de la caridad. El socialismo surge de un cambio social de primerísima importancia: el surgimiento de la conciencia política y el ascenso hacia el poder político de una clase trabajadora industrial. El socialismo propone la abolición de la explotación de los trabajadores y la instauración de una sociedad sin clases. Vamos, el inicio de la historia como el proceso de realización plena del hombre. En fin, qué cosas. El PP es un partido conservador, absolutamente centrado en el conservatismo, si bien alberga ciertas corrientes internas favorables al liberalismo. Siendo, por tanto, un partido de clase, defensor de los intereses de la aristocracia y la clase media-alta, sorprendentemente concita los apoyos de la mitad de la población española, perteneciente en su mayoría a la clase trabajadora (media y media-baja). La otra alternativa de gobierno es el PSOE, que se dice socialista. La realidad es que no va más allá de los planteamientos liberales de toda la vida y defiende, de hecho, los intereses de la clase media-alta. El caso es que no tenemos noticias de la existencia de un partido socialista que, de verdad, quiera abolir el sistema económico capitalista y la sociedad de clases y que posea la capacidad real para acceder al gobierno de este país. Me produce una enorme vergüenza ajena escuchar a los miembros del PSOE llamándose socialistas. Pero mi perplejidad ya es estratosférica cuando constato que la mitad de la población los vota, en la creencia de que está votando a favor del socialismo. Esto, señores míos, es el acabose. Hoy mismo voy a tirar el Sabine al cubo de basura. Por cierto, es el amarillo, ¿no? No. Creo que es el contenedor de papel y cartón. A ver si me voy a equivocar y viene la Botella y me multa. Que peste de próceres, por dios.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris