Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Desmanes sindicales

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 11 de mayo de 2009, 08:21 h (CET)
Siento tener que reincidir, una vez más, en un tema del que me ocupé hace unos pocos días pero que, por desgracia, los últimos acontecimientos que tuvieron lugar fuera y dentro de la Asamblea de Madrid, me obligan a volver sobre el mismo contenido por lo inquietante que resulta esta estrategia que parece han adoptado los sindicatos mayoritarios, CC.OO y UGT, para marear la perdiz y, de paso, justificarse ante la ingente masa de trabajadores que, como consecuencia de la incapacidad del Ejecutivo para afrontar la situación de recesión por la que estamos atravesando, están engrosando las filas, cada vez más nutridas, de aquellos que se han quedado sin empleo. Era obvio que, un día u otro, el nerviosismo de los que se han quedado en la calle, la desesperación del millón y medio de los parados que ya no perciben el subsidio o la presión de aquellos inmigrantes, sin empleo, a los que se les prometió trabajo y prosperidad en España por quienes les ayudaron a venir, legal o ilegalmente, como si nuestro país, por una rara transmutación del tiempo, se hubiera convertido en el famoso “El Dorado”, detrás de cuya busca tantos miles de incautos españoles, cegados por la avaricia, dejaron sus vidas allende los mares.

El hecho, indudablemente canallesco, injusto y claramente tendencioso, de que los sindicatos del señor Méndez y el señor Fernández Toxo (no sé si el señor Fidalgo, hubiera optado por tal medida, pero yo dudo que lo hiciera), se lanzaran a la calle en Madrid, con toda su impedimenta de banderas e insignias, y con las consignas bien aprendidas; con la “sana” intención de cargarles las culpas de la ineficacia, mala traza, demagogia, falta de visión y falta de reacción ante la llegada de la crisis, del Gobierno de la nación, encabezado por el visionario señor Rodríguez Zapatero; para descargar todas sus iras y para desviar la atención de aquellos que sufren en sus carnes los resultados de una mala gestión de la crisis, sobre el gobierno de la Comunidad de Madrid, una de las que mejor ha capeado el temporal, a pesar de las pocas ayudas recibidas del Ejecutivo; no tiene más que una explicación: el contubernio de los sindicatos con el PSOE, probablemente, a través de los “buenos oficios” del señor Corbacho que, como viene demostrando, tiene más de sindicalista que de lo que debiera ser considerado como: un ministro de Trabajo, preparado adecuadamente para desempeñar con eficacia su gestión. Ya tuvimos la primera prueba de esta nueva táctica en las manifestaciones de dichos sindicatos en la comunidad valenciana, otra gobernada por el PP.

Nadie ha protestado en contra de la Generalitat (allí se manifestaron en contra de un ente inmaterial, “la crisis” y, de paso, les dieron varias cornadas a los empresarios) en Catalunya ni, que sepamos, tampoco se han producido alborotos contra aquellos gestores públicos de Andalucia ( aquellos que reparten los beneficios del PER a todos aquellos que sólo trabajan 3 meses al año) ni en el País Vasco o Galicia ( no descartamos que ahora que gobierna el señor Feijoo cambie la situación). Entonces deberemos deducir que, para estos indicalistas, especialmente los liberados encargados de encender la mecha de la protesta (no los tienen para nada más), la culpa de la actual crisis la tengan aquellos que llevan cinco años sin gobernar el país y que, por añadidura, dejaron, cuando se fueron, un país en una situación económica boyante, después de haberlo recibido en situación de pre-quiebra. ¿No hay desempleo en Andalucía? Pues parece ser que es la comunidad con más número de parados y ¿en Catalunya? Un montón de ellos, puede que cerca de 500.000 y, ¿en el resto de comunidades regidas por el PSOE, como Aragón, Castilla La Mancha,Extremadura etc.?, montañas de ellos; pero allí los sindicatos no levantan la voz, se callan y procuran que nadie se soliviante, porque se trata de intentar cargarle “el marrón” a la derecha; aunque ésta no tenga ninguna responsabilidad en la orientación de la economía y, por consiguiente, carezca de posibilidades ( se ha demostrado en el Congreso cada vez que el PP se ha ofrecido a colaborar cuando, sistemáticamente, sus propuestas han sido rechazadas por la mayoría parlamentaria) de variar el rumbo fijado por el PSOE.

La maniobra es burda, desangelada y evidente pero, señores, en este país en el que vivimos, es tanta la fobia que han conseguido sembrar todos los colaboradores mediáticos de los socialistas, y tantas las ayudas de los chupópteros a los que amamanta la formación de ZP que, entre todos, han conseguido que las perspectivas electorales de los partidos tradicionalmente mayoritarios, estén parejas. Lamentablemente, deberemos reconocer que el señor Rajoy tiene la total responsabilidad al, imprudentemente, haber prescindido de aquellos que pensó que le podrían hacer sombra, para rodearse de pipiolos, inexpertos y con grandes dosis de autocomplacencia, para darle un giro al partido con la idea de conducirlo a una posición política de un pretendido “centro reformista” que nadie sabe lo que significa, que ha molestado a muchos de los que fuimos sus antiguos votantes y que, como está a la vista, no ha conseguido otra cosa que, en unas circunstancias óptimas par tomarle la delantera a los socialista, sigan sin alcanzarlo y, por añadidura, cuando el señor Zapatero está pasando por el momento más difícil de las dos legislaturas. Todos coincidimos en que el problema de los populares está, fundamentalmente, en la figura de Rajoy que está lastrando, desde su empecinamiento en no reconocer sus dos derrotas, el posible despeguen del PP que, sin duda, si estuviera dirigido por otro líder más carismático, seguramente, hoy en día, estaría distanciado de su rival en cuatro o cinco puntos porcentuales. Rajoy no consigue caer bien; no tiene dotes de empatía con los ciudadanos; no se le ha perdonado la forma con la que defenestró a María san Gil y la forma cicatera con la que se condujo el Congreso de Valencia, para que se le consolidara en el cargo. Tiene los enemigos fuera y dentro y esto, en política, es una condena al fracaso.

Pero, entre todas estas desgracias, ante hechos tan preocupantes y considerando el evidente peligro de que España se convierta en un feudo de los socialistas, en el que las libertades individuales vayan siendo cercenadas, los preceptos constitucionales obviados y la unidad del país cada vez más cuestionada; nadie, señores, nadie en absoluto, parece sentirse apuntado, todos se muestran complacidos y complacientes con la situación; ni aquellos que, por su responsabilidad y por su deber para con la patria, parece que se deberían dar por aludidos, antes bien, podríamos decir que no da la sensación de estar encantados de continuar disfrutando de las prebendas del cargo y de que les dejen un hueco en los Presupuestos del Estado para poder mantener una vida regia ( perdón, quería decir, desahogada).Es posible que esta desgana se haya contagiado a otras instituciones que la Constitución contempla como garantías de la unidad patria, pero, vean ustedes, o están dormidos o en Babia, porque ni respiran ni murmuran ni se los escucha, ¿ será que ya no existen? ¡Dios sabrá!

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris