Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Mi pequeña granja (I)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 11 de mayo de 2009, 08:41 h (CET)
POR JESÚS ARTEAGA ROMERO

Hoy la abuela, como siempre,
sigue firme allá en su silla,
observando a aquellos niños
que, mirando su cajita,
no comprenden que una anciana
de ella saque mil sonrisas.
La mirada de la abuela
en su caja queda fija;
y le viene otro secreto
de los muchos que tenía,
recordando que su casa
era casi una granjita…

Una granja muy casera,
ordinaria y pequeñita;
pero en ella hay un cerdito,
unos patos y gallinas;
conejitos y faisanes
y unas pocas palomitas;
por supuesto, no faltaba
la mejor de sus amigas:
la perrita que en el bosque
la encontró cuando era niña,
dominada por el sueño
a la sombra de una encina.

Y la abuela se sonríe
recordando a las gallinas
y a un gallito que tenía
con su cresta alicaída…
Era poco como gallo
y eran muchas las gallinas…

Y estas cosas a la abuela
le producen más que risa,
pues tenía dos culecas
que sus nidos sí que hacían;
y ponían hasta huevos,
pero nada de hacer crías…
Era un gallo un poco gay
y no le iban las gallinas;
y la abuela, siendo joven,
no perita en picardías,
sí notaba que algo raro
les pasaba a las pollitas;
y por culpa, como siempre,
de ese gallo que tenía
una cresta colorada
pero siempre alicaída…
Y la abuela, a carcajadas,
recordaba sus malicias.

No eran muchos, mas bien pocos,
los conejos que tenía;
pero cinco o seis al mes
su familia se comía;
es su carne deliciosa
y muy rica en proteínas;
y, además de carne fresca,
era buena, blanda y fina…
Si triunfó con los conejos,
fracasó con las gallinas
y por culpa del idiota
de la cresta alicaída…

Y la abuela sonriendo
con sonrisa sibilina…
Dos parejas de patitos
pisoteaban su granjita;
eran pocos, pero majos;
blancos unos y con pintas,
y los otros “perdigueros”
como toros que se lidian.


(Continuará mañana.)

Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris