Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Mi pequeña granja (I)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 11 de mayo de 2009, 08:41 h (CET)
POR JESÚS ARTEAGA ROMERO

Hoy la abuela, como siempre,
sigue firme allá en su silla,
observando a aquellos niños
que, mirando su cajita,
no comprenden que una anciana
de ella saque mil sonrisas.
La mirada de la abuela
en su caja queda fija;
y le viene otro secreto
de los muchos que tenía,
recordando que su casa
era casi una granjita…

Una granja muy casera,
ordinaria y pequeñita;
pero en ella hay un cerdito,
unos patos y gallinas;
conejitos y faisanes
y unas pocas palomitas;
por supuesto, no faltaba
la mejor de sus amigas:
la perrita que en el bosque
la encontró cuando era niña,
dominada por el sueño
a la sombra de una encina.

Y la abuela se sonríe
recordando a las gallinas
y a un gallito que tenía
con su cresta alicaída…
Era poco como gallo
y eran muchas las gallinas…

Y estas cosas a la abuela
le producen más que risa,
pues tenía dos culecas
que sus nidos sí que hacían;
y ponían hasta huevos,
pero nada de hacer crías…
Era un gallo un poco gay
y no le iban las gallinas;
y la abuela, siendo joven,
no perita en picardías,
sí notaba que algo raro
les pasaba a las pollitas;
y por culpa, como siempre,
de ese gallo que tenía
una cresta colorada
pero siempre alicaída…
Y la abuela, a carcajadas,
recordaba sus malicias.

No eran muchos, mas bien pocos,
los conejos que tenía;
pero cinco o seis al mes
su familia se comía;
es su carne deliciosa
y muy rica en proteínas;
y, además de carne fresca,
era buena, blanda y fina…
Si triunfó con los conejos,
fracasó con las gallinas
y por culpa del idiota
de la cresta alicaída…

Y la abuela sonriendo
con sonrisa sibilina…
Dos parejas de patitos
pisoteaban su granjita;
eran pocos, pero majos;
blancos unos y con pintas,
y los otros “perdigueros”
como toros que se lidian.


(Continuará mañana.)

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris