Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Columna de opinión deportiva   -   Sección:  

El triunfo de una filosofía

Eduardo Patiño
Eduardo Patiño
sábado, 9 de mayo de 2009, 22:53 h (CET)
Dicen que todos los caminos conducen a Roma. Quizá si, pero hay formas y formas de llegar a la capital italiana. Campeón de Liga, finalista de Copa y finalista de Champions. En Barcelona se frotan las manos ante la posibilidad, cada vez más cercana, de conquistar el ansiado triplete, y todo ello bajo un espectacular ‘modus operandi’ made in La Masía. La única incógnita que sobrevuela la Ciudad Condal es ver hasta dónde es capaz de llegar este equipo y cuál será su recompensa.

Ya lo dijo Zidane tras el humillante 2-6 del Bernabéu: "El Real Madrid debe dejarse de fichar a figuritas extranjeras y fijarse en el Barça, en su cultura futbolística, en la cantera". Y es precisamente esa cultura, forjada durante años en La Masía, la principal herramienta que está guiando al ‘Pep Team’ a la reconquista del trono europeo. Casualidad o no, la imagen de los ocho canteranos celebrando el asalto a la Liga en el campo del eterno rival, simboliza la línea editorial seguida por ambas entidades: mientras el Madrid se desprende de los jóvenes talentos (Negredo, Granero...) y contrata grandes desconocidos (Drenthe y Faubert), el Barça los integra en el grupo, sabedor de que en el futuro serán ellos quienes pasen el testigo a la próxima generación.

Y por supuesto, al zar lo que es del zar. Si había alguien capaz de cambiar la cara a un equipo a la deriva e implantar su sello futbolístico, ese era Guardiola. Su mayor éxito, manual de juego aparte, ha sido transmitir sus ideas hasta el final, sin variar un ápice su discurso sea cual fuere el escenario o el rival. Su paso por todos los eslabones de la cadena blaugrana (recogepelotas, jugador y entrenador) le ha permitido convertirse en el abanderado perfecto de una generación con idéntico ADN: el del gusto por el balón. Pero detrás del escaparate hay algo más, sólo así se entiende que la fábrica de La Masía continúe sacando exquisitos mediocentros con ese perfil autóctono: De la Peña, Celades, Gerard, Xavi, Cesc, Iniesta, etc. “Tu me retirarás a mí, pero este nos retirará a los dos”, le dijo Pep a Xavi en alusión a Iniesta. Y no le falta razón porque la industria azulgrana sigue a pleno rendimiento.

Pero para entender lo hoy observamos maravillados hay que retroceder en el tiempo. La actual cultura del Barcelona es el resultado de muchos años de trabajo, de muchas horas en La Masía, de una filosofía hispano-holandesa que ha educado a sus jóvenes bajo el ideal del fútbol dominador, del talento ofensivo. La herencia que ahora administra Pep es la influencia de la escuela holandesa, siempre vinculada al Barça con personajes de la talla de Rinus Michels, Cruyff o Rijkaard. Los resultados de este fútbol total saltan a la vista: posible triplete, colección de records, 100 goles en Liga por tan sólo 28 en contra, y todo ello con una propuesta de fútbol marca registrada: la de La Masía.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris