Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los hijos, sus panes y las pensiones

Manuel Villena (Granada)
Redacción
sábado, 9 de mayo de 2009, 14:33 h (CET)
Mucho tiempo antes del nacimiento de los actuales sistemas de pensiones nuestros antepasados preveían el futuro y hacían sus propios planes de previsión para los últimos años de su vida.

El único sistema era tener muchos hijos, rara era la familia que tenía menos de cuatro vástagos. Estos hijos, y hasta la llegada de su emancipación, con su trabajo colaboraban en el mantenimiento y prosperidad de la unidad familiar.

Llegado el momento en que los padres no podían valerse por si mismos eran los hijos los encargados del sostenimiento económico y de todo tipo de los abuelos. Naturalmente que a mayor número de hijos la sagrada tarea de velar por los ancianos padres era más llevadera. Lo que he tratado de explicar con tantas y torpes palabras nuestros antepasados lo resumían con una fase que por breve no carecía de sentido: "Los hijos traen un pan bajo el brazo."

Había matrimonios que por desgracia no tenian descendencia. En este caso la única solución era ahorrar para la vejez. Con el capital acumulado podrían pagar a quien cuidase de ellos en el ocaso de su existencia.

El sistema de pensiones de un país actualmente difiere poco, al menos en los principios básicos, del de nuestros antepasados: Si hay jóvenes trabajando se podrán pagar las pensiones, al tiempo se podrá ir engrosando un gran fondo de reserva destinado a los futuros pensionistas. Si faltan trabajadores y del fondo de reserva se extrae sin mesura llegará el momento en que en la caja del fondo sólo trabajen las arañas aportando éstas el fruto de su trabajo. De este modo las pensiones de nuestros futuros pensionistas se irán diluyendo como un azucarillo en un mar embravecido.

Es hora, y doctores tiene le economía que han dado la voz de alarma, de tomar medidas, que aun a sabiendas de ser impopulares y de un importante costo de votos, se encaminen a salvaguardar la pensión que garantice el futuro de los pensionistas, pues seguramente no tendremos el respaldo ni de los hijos ni del pan que éstos antiguamente traían bajo el brazo.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris