Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un indicador social, el divorcio

José Morales (Gerona)
Redacción
sábado, 9 de mayo de 2009, 14:27 h (CET)
Pocos indicadores del tono vital de la sociedad son tan elocuentes como la tasa de divorcio, en la medida en que representa la ruptura de un proyecto vital y un fracaso sobre el acuerdo entre dos personas a la hora de organizar su presente y su futuro. No olvidemos que la ruptura de la convivencia matrimonial, al margen de cómo se formalice jurídicamente, siempre es un fracaso, incluso en los casos en que se plantea como la única salida para resolver situaciones complejas. Un fracaso que afecta a las personas directamente implicadas, pero que también tiene una innegable dimensión social.

En España, favorecido por una ley que hace que el matrimonio sea el contrato menos protegido de toda la legislación, se produce una ruptura matrimonial cada tres minutos y medio; en los últimos seis meses se han roto más de setenta mil matrimonios, a pesar de la crisis económica que tiende a ralentizar estos procesos.

Esta carrera que se suele presentar como una liberación, esconde no sólo heridas profundas, sino una incapacidad de estabilidad y vertebración social, y un fracaso cara a los hijos de múltiples consecuencias. Estoy convencido, Sr. Director, que cualquier lector conoce casos que verifican mi apreciación.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris