Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Madres   -   Sección:   Opinión

A mi madre

“Ser madre es dar hasta que duela y cuando duela, dar todavía más” Teresa de Calcuta
César Valdeolmillos
domingo, 1 de mayo de 2016, 11:31 h (CET)
La figura de la madre ha sido venerada desde los tiempos de la antigua Grecia, celebración que en el transcurso de los tiempos, se extndió a todo el mundo.

La madre es la única fuente inagotable de amparo. Tanto, que su ausencia hace que surja en nosotros el temor infantil a sentirnos desprotegidos. Las madres son inmortales, incluso después de haber dejado el mundo terreno. Y lo son, porque constituyen el germen de nuestra existencia.

Sufrir el infortunio de perder a la madre a tierna edad, cuando más necesaria nos es su presencia, su mirada y su consejo, causa un irremplazable vacío en lo más profundo de nuestro ser. Surge el miedo a lo desconocido, porque es como si nos encontrásemos en un mundo ajeno a nuestra propia existencia, sin guía, sin Norte y sin brújula.

La sed inagotable de ese amor incondicional que solo una madre es capaz de dar, con frecuencia nos convierten en esponjas emocionales de los afectos que nos rodean. Como si el exceso de hoy, pudiera suplir las ausencias del pasado. Como si las lágrimas de ayer, pudieran ablandar la dureza de la soledad.

La madre es ese ser, que asomada a la ventana de la vida, contempla vigilante la andadura de sus hijos por el sendero de su existencia. Quizá la distancia, no la del espacio, si no la del tiempo, no nos permita ver como como su mirada se pierde en la infinita melancolía de aquellos días en los que amorosamente nos rodeaba con su brazos mientras nos amamantaba; el recuerdo de aquellos atardeceres en los que vigilante siempre, contemplaba nuestros inocentes juegos infantiles; de aquellos momentos, en los que con paciente entrega, nos auxiliaba en el cumplimiento de nuestros deberes escolares. Imágenes tan lejanas en el tiempo y tan presentes en el corazón.

Hoy, cuando el paso el paso del tiempo ha tintado de plata su cabello; cuando las constantes renuncias y sacrificios han dejado la huella en sus deformadas manos; hoy la miro con la inmensa ternura que me produce su infinita abnegación, e intuyo ese mundo de ilusionantes proyectos de vida, que día a día, a base de entregarse incansablemente a los suyos, se fue perdiendo en la profundidad de los surcos que la vida aró en su rostro.

Son muchos los otoños que ha visto pasar. Quizá más de los que biológicamente cabría esperar. Como en un círculo, ha vuelto su niñez y vive en el mundo que para ella un día fue. Ya no me puede ver. No sabe que estoy a su lado, contemplándola con inmensa veneración por todo lo que ella me ha dado y por lo que representa en mi vida. Ya no puedo hacerle ningún regalo que pueda ilusionarla como aquellos dibujos que le hacía en mi infancia y que como un tesoro de incalculable valor, aún conserva en la profundidad de algún cajón entre los recuerdos testigos de su andadura. Solo puedo brindarle la dulzura de una caricia, en la esperanza de que la sienta en su corazón y al oído decirle: Madre, perdóname todas las angustias y zozobras que te haya podido proporcionar, y sobre todo, por todas las veces que no te dije ¡Te quiero!. Por su estado, sé que ella no puede oírme y sin embargo, cuando cojo su mano entre las mías, ella, que nunca dejará de ser madre, se estremece de alegría y exclama ¡Ay, mi hijo!
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris