Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Brasil

Ailed Sánchez Casillas (México)
Redacción
jueves, 7 de mayo de 2009, 06:36 h (CET)
Brasil se va situando como uno de los países con mayor proyección en America Latina y en el marco internacional. El impulso sobresaliente de Brasil se le atribuye al esfuerzo de estrategias diplomáticas que ha mostrado en los últimos años con el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. En Estados Unidos representa la vía para restablecer las relaciones con América del Sur, con esta importancia y con los cambios en el ámbito político, militar y nuclear posicionan a Brasil como país emergente; en otros tiempos México contaba con un poder relevante en esta parte del continente pero la problemática que se vive con el narcotráfico y los conflictos internos en este país genera cierta desconfianza y se le cataloga internacionalmente como un país de constante inestabilidad.

Así como en el gobierno de Bush se intensificó su bajo nivel en cuestión de política exterior lo mismo pasó en México con el ex presidente Vicente Fox y lo vimos reflejado con los problemas que se suscitaron con Cuba y Venezuela, es necesario entonces la preocupación de México para mejorar indiscutiblemente sus relaciones con el resto de América y ocupar nuevamente el lugar de reconocimiento internacional, y esto no solamente se logrará si Felipe Calderón o la Secretaría de Relaciones Exteriores realizan un buen trabajo diplomático, sino que se debe tener un proyecto común que nos haga a todos los mexicanos en cualquier lugar del mundo crear una imagen de respeto y reestructurar el desarrollo del país y no centrarse únicamente en un crecimiento económico.

Mucho se hablado de las potencias emergentes y en el continente de América figura Brasil como el candidato idóneo, pero es posible que México pueda también ser parte de esta nueva integración y no se trata de competir con Brasil, sino unirnos para que America Latina logré una representación total.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”

Milagros

Casi todo el mundo cree que los milagros son el resultado de aplicar fórmulas mágicas o de la intervención directa de Dios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris