Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

La lucidez para encarar un desafío

Manuel Monfort
Manuel Monfort
martes, 5 de mayo de 2009, 22:19 h (CET)
Antes del gran Clásico había ciertas dudas. Unos interrogantes que se cernían amenazantes por la gran racha liguera del Real Madrid, un perseguidor que amenazaba con situarse a un sólo punto apoyado por todo el ardor del Bernabéu. Además, que los dos empates seguidos ante Valencia y Chelsea unido el desgaste físico sufrido ante el conjunto inglés hacían presagiar más dudas. Pero, el Fútbol Club Barcelona se encargó de disipar todas estas especulaciones a lo grande.

En la mente de muchos cabía la posibilidad de una victoria culé en el Bernabéu, pero con lo que no se contaba es con un resultado como el que se vio, un 2-6 que no dejó indiferente a nadie. Meterle seis al Real Madrid en su propio estadio es algo que quedará para siempre recordado en la memoria futbolística. Sino ya verán ustedes como dentro de veinte, treinta o cincuenta años aún se recuerda aquella vez que el Barça le metió un set al Real Madrid.

Un Barça que guarda la base con respecto a aquel equipo que el año pasado no ganó nada. ¿Y qué ha podido cambiar en tan sólo un año para que este equipo haya cambiado tanto? Les diré que la clave lleva el nombre de Pepe Guardiola. En su primera temporada, el de Santpedor, ha sabido formar un grupo motivado por la causa que se entrega durante los noventa minutos sacando el mejor fútbol de sus botas. Una receta que ha permitido aunar algo nada fácil, recorrer la senda que lleva al triplete.

La mano de Guardiola resultó determinante para que sus pupilos no renunciaran a su estilo en el Bernabéu, buscando en todo momento atacar y atacar. Sin embargo, el gran acierto de Pep fue sacar a Leo Messi del extremo derecho para hacerle jugar de delantero centro, lo que le dio más campo de acción al argentino y trajo consigo unos problemas que la zaga blanca no supo resolver en ningún momento.

Y ahora, al Barça le espera el Chelsea en Stamford Bridge, otro desafío cuyo premio equivale a disputar una final de la Champions League. Los azulgranas deben salir en Londres como lo hicieron en el Bernabéu, haciendo su juego, yendo a por todas y sin complejos. Además, que al Chelsea sólo le vale un triunfo y al Barcelona con un empate con goles le bastaría.

Luego, en el horizonte próximo queda una posibilidad de alirón ante el Villarreal, el cual podría producirse siempre que el Barça gane a los amarillos y el Real Madrid no haga lo propio ante el Valencia en Mestalla. La guinda del pastel podría ser la Copa del Rey ante el Athletic la próxima semana. Veremos si en Can Barça se quedan con la liga o finalmente también suman la Champions y la Copa.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris