Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Más allá de la in-formación

Ángel Ruiz Cediel
Redacción
martes, 5 de mayo de 2009, 07:32 h (CET)
Más allá de la in-formación se encuentra la verdad; más allá del escándalo, el negocio; más allá de la alarma social, el dominio; y más allá de la cacareada protección de la libertad de acción o de pensamiento, la dictadura. Vivimos tiempos de espejismos, el sistema mismo es un espejismo, y ya sabemos que en estos fenómenos la realidad se verifica en una dirección radicalmente diferente de donde se refleja la imagen.

Hay manos negras que mecen las cunas de nuestros pánicos y nuestras aparentes dichas: unas, que indican de qué ha de hablarse, dirigiendo la orquesta de opinadores oficiales y oficiosos que centrarán el objetivo de la in-formación en lo que despista o desorienta; otras, que entretienen, ofreciendo paraísos gratuitos para que el ciudadano desfogue sus instintos primarios o más elementales mientras le van encerrando en cuartos de libertad cada vez más reducidos; y muchas más que, mientras ululan las sirenas del pánico, sustraen carteras, firman leyes restrictivas ideológicas, religiosas o raciales, o tijeretean los derechos ciudadanos. Hay una batuta que dirige los diarios y telediarios, incluso en la noticia estulta o desengrasante, desvelando que hay un único redactor jefe; hay una mano que orquesta el miedo pandémico, universalizando la falacia o el negocio; y hay un cerebro rector de los aparentemente intereses independientes de los Estados, casi gritando que los países, hoy, son concesiones de gestión, algo así como franquicias de un poder mayor.

Si se quiere saber, conocer o establecer contacto con la realidad o la verdad, siempre hay que ir un poco más allá, al más allá precisamente. In-formación, significa no-formación. La noticia del medio oficial que depende del generador de la noticia o de sus intereses sólo sirve para orientar, partiendo de la base de que siempre apunta adonde no está la esencia de la noticia. La verdad está más allá. No debe buscarse la calidad literaria en el galardonado, sino justamente en quien no lo fue; no se encontrará la libertad de expresión en el medio dependiente, sino en el genuinamente independiente; y no se encontrará la verdad en la púlpito, sino exactamente en la platea y aun en el gallinero. Siempre hay que ir más allá del velo de la apariencia para contemplar el rostro de la veracidad.

Hay que tener brazos muy largos para leer las noticias y un salón muy amplio para poder ver los telediarios desde mucha distancia, porque ésta es precisa para captar la esencia de la noticia y tener la perspectiva suficiente como para verla encuadrada en el mosaico de la intención. Sólo así se puede vislumbrar que el pánico es la herramienta del negocio global, que el premio un artificio de márquetin y que la regulación municipal o la ley que se mete en lo personal o lo doméstico, un recorte de la libertad individual. La excepción es usada por los perversos para regular, legislar, hacer caja...: unos cuántos muertos sirven para hacer una fortuna, una maniobra amañada convierte la paja en best-seller y un niño maltratado, un caso extremo de necesidad de aborto o una conducta vandálica, en una ley que irrumpe en lo sacramentalmente familiar, en una ley de aborto libre y en una ordenanza que fuerza a la ciudadanía a marcar el paso según las órdenes del dictador enmascarado.

La aparente oposición al poder protesta, pero consiente, pues que no promete deshacer el entuerto, derogar lo legislado o incluso perseguir el flagrante doble delito, convirtiéndose en el cómplice necesario que se limitó a protestar para la galería de los gestos y aún para desfogar a los contrarios al atropello al tiempo que los metían de plano en el redil de la aberración. Jakim y Bohaz. Nos conmueve que Obama proscriba la tortura y los cientos de Guantánamos que tenían dispersos por el mundo cuando teóricamente ya era ilegal, pero ni siquiera castiga o persigue a quienes ordenaron el atropello y a quienes perpetraron la trocidad; nos congratula saber que las potencias admiten hoy a través de sus nuevos dirigentes que lo de Irak fue todo una enorme mentira para perpetrar impunemente el genocidio de millones de seres humanos, pero nadie persigue a los genocidas, e incluso se les consiente un retiro de lujo y reconocimiento; nos sentimos satisfechos por los logros que vamos consiguiendo respecto de la crisis económica que ha producido la destrucción del bienestar precedente y centenares de millones de parados en todo el mundo, pero nadie la explica con coherencia ni persigue a quienes produjeron semejante daño; y nos sentimos tranquilizados porque no se cumplen los pronósticos de la OMS o de los Ministerios de Sanidad locales, y aun de los medios que anunciaban el trote del cuarto caballo de Apocalipsis, pero nadie investiga por qué se ha producido semejante alarma por nada, si se han movido ingentes dineros que subvencionen los pánicos en esos paraísos fiscales creados para este tipo de barbaries, y ni siquiera si los haberes de ciertas multinacionales, gobiernos o personas con cargos relevantes se han visto incrementados milagrosamente.

Es necesaria la distancia para comprender la realidad, irse al más allá de la simple noticia. A lo mejor, desde ese más allá se vería la misma Historia desde otro ángulo, y, entonces, comprenderíamos la noche de los cuchillos largos, el atentado de las torres gemelas, la Guerra de los Golfos, el por qué de muchas pandemias y hasta es posible que la causa de buena parte de las leyes absurdas o de las regulaciones municipales que día a día nos convierten menos en seres libres y más en prisioneros del miedo y en esclavos de la economía de los poderosos. Ninguna oveja es capaz de comprender que hay un mundo más allá de los perros que las pastorean, por eso van tan mansamente contentas al matadero.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris