Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

En reconocimiento al sin par Ramoncín

Mario López
Mario López
lunes, 4 de mayo de 2009, 07:26 h (CET)
Ramoncín no pasará nunca a la Historia como artista, ni siquiera de medio pelo. Pero sí tiene muchas posibilidades de hacerlo en calidad del pícaro español más célebre desde la Transición a la Gripe Porcina. Es sorprendente la capacidad que ha desarrollado durante tres décadas El Rey del Pollo Frito para adecuar su discurso a ámbitos tan varios y diversos como pueden ser la Sala Morasol, La Bodeguita de la Moncloa, Libertad Digital o Tele 5.

Ese enorme mérito que hay que reconocerle de ser uno de los miembros más destacados del exquisito directorio de la Sociedad General de Autores, siendo como es uno de los más chungos y menos prolíficos autores de la nada musical. Sus varias veces reinventados orígenes –vallecano de toda la vida, nacido en el Paseo de las Delicias, niño bien de Serrano-, arrepentido de haber cantado esa chiquillería de “litros de alcohol corren por mis venas, mujer”, acólito del maestro Umbral para mayor gloria de la subcultura cheli. Fascinante este caballero cincuentón que, a base de un esforzado y continuado uso de afeites y mejunjes, ha conseguido mantener esa cara de adolescente. Adolescente antaño macarra y hogaño académico decano de autores. La picaresca elevada a la categoría del arte chundalí. Un hombre que se ha hecho a sí mismo, aunque nadie sepa con certeza a qué mismo de sí nos estamos refiriendo. Me muero de ganas porque llegue el día de verle uncido con la dignidad de Académico de la Lengua y Doctor Honoris Causa por la Universidad del Camelo. Enhorabuena, maestro.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris