Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Especial Real Madrid - Barça   -   Sección:  

Cibeles duerme sola

Alberto Jiménez
Redacción
domingo, 3 de mayo de 2009, 05:30 h (CET)
Triunfó el fútbol. Triunfó la lógica. Y triunfó el Barça. La revancha es un plato que se sirve frío y en esta ocasión el comensal vestía de blanco de la cabeza a los pies. La herida del famoso pasillo en el Bernabeu todavía permanecía abierta pero los culés se encargaron de cicatrizarla de un plumazo con una exhibición histórica. Los azulgranas se sacaron la espina de la temporada pasada y la clavaron directamente en el corazón blanco. Uno a uno, los tantos de líder convirtieron el Bernabeu en un inmenso funeral y sentenciaron a un equipo al que se le va hacer eterno el devenir de las jornadas que restan para la conclusión de la Liga. Un título que tras el set en el Bernabeu se tiñó completamente de azulgrana.

Sólo la épica merengue podía frenar al líder. Por un momento pareció que así fuera, pero no. Nada de reservar titulares para Champions. Guardiola alineó a sus mejores hombres y éstos hicieron el resto. Sólo Higuaín regaló el único momento de euforia que los aficionados blancos podrán recordar en esta temporada. Durante cuatro minutos el Real Madrid fue ganando al mejor equipo del mundo. En cuánto el argentino abrió la lata, los azulgranas se pusieron manos a la obra y engrasaron una máquina a la que sólo Undiano Mallenco puso freno con el pitido final.

Se cerraba una vuelta desde la última derrota merengue. Justo lo que tardó el Real Madrid en volver a enfrentarse al Barça. Contra el líder no sirven ni San Iker ni el eternamente resucitado Raúl. Aún así, el portero salvó a su equipo de llegar a las dos cifras. Nada que ver con el capitán, que no pudo más que felicitar al rival por una Liga más que merecida. Por puntos, por fútbol y por goles. En esta ocasión los tantos llevaron la firma por partida doble de Henry y Messi. Además, Piqué se sumó a la fiesta y Puyol hurgó más en la herida besando y empuñando la ‘senyera’ a lo más alto de la capital.

Entremedias Sergio Ramos quiso ver la luz al final del túnel pero el destino estaba ya escrito. Nada ni nadie puede frenar al Barça cuando se lo propone. Iniesta y Xavi bailaron el mejor chotis que se recuerda en tiempo por Madrid. Messi demostró que Cristiano Ronaldo va a tener el listón muy alto en ese escenario para desbancarlo del número uno. Henry demostró que aún guarda mucho fútbol en sus botas y Laporta se dedicó a disfrutar del chorreo ante su particular inventor, el ‘presividente’ Boluda.

En definitiva, un día mágico para el fútbol. La noche del dos de abril se escribirá con letras de oro en el imaginario colectivo del aficionado culé. La historia siempre recordará el orgasmo futbolístico del que fue testigo medio mundo por obra de un equipo que, sin duda, marcará un antes y un después. Mientras, habrá que divertirse contemplándolo y celebrándolo como hicieron muchos en la ciudad Condal. Canaletes fue calentando motores para el posible triplete sembrando la paradoja en la capital donde millones de operarios se esforzaban por retirar la protección a su diosa. Esta Liga se ha acabado y Cibeles duerme sola.

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris