Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Manca Finezza en el PP valenciano

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
sábado, 2 de mayo de 2009, 22:02 h (CET)
Las huestes de la gaviota andan por tierras valencianas con la lengua suelta, un lenguaje arrabalero, caciquil, chulesco, zafio y un punto macarra se ha adueñado del léxico de algunas de las autoridades valencianas. Es sabido que las gaviotas son un animal que se alimenta de la carroña y quizás los que se amparan bajo sus alas de tanto revolcarse por los basureros de la política entendida como medio para medrar en lo personal han olvidado aquellas buenas formas que se supone que en los costosos colegios de pago a los que acudieron en su niñez y juventud les intentaron inculcar los buenos padres de la Salle, escolapios, agustinos, jesuitas y tantas otras órdenes religiosas que llevan años dedicadas a intentar desasnar a los cachorros de las buenas y cristianas familias. El refrán ya lo dice, no se pueden pedir peras al olmo, y todos estos especimenes se miran en el espejo de su padre putativo, Manuel Fraga Iribarne, ese demócrata de toda la vida que antaño firmaba penas de muerte junto a Franco, que después en su conversión demócrata se encasquetó un sombrero “bombín” y se marchó a Londres y que desde el Ministerio del que dependían los “guardias de la porra” vociferaba como un poseso “la calle es mía” y que hoy sigue en duermevela permanente en su mullido escaño de senador. Estos siguen creyendo que la calle es suya, que son de su pertenencia las cómodas poltronas del poder y que los ciudadanos son súbditos en lugar de ciudadanos. Como hace más de veinte años dijo Giulio Andreotti “manca finezza”, especialmente por las tierras valencianas.

Aunque el País Valenciano queda lejos de Galicia alguna meiga maldita debe haberse asentado en los sillones presidenciales de las Diputaciones de Castelló y València haciendo, mediante extraños sortilegios, que quienes asientas sus nobles nalgas en tan serias poltronas devengan en bocazas permanentes y sin ningún sentido de la seriedad. Carlos Fabra, el “capo” de la diputación castellonense al que, misteriosamente, suele tocarle muchas veces la lotería dijo poco antes de Navidad que si este año también le favorecía la suerte “se sacaría la pirula e iría a mear en la puerta de Izquierda Unida”. Ya lo ven todo un dechado de virtud, educación y buenas maneras.

Y siguiendo la estela de tan digno prócer su colega y Presidente de la Diputación de la capital de la Comunitat y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, llamó hace unos días “gilipollas” a los profesores que utilizan palabras del valenciano como “gairebé” y “aleshores”, epíteto insultante que tan sólo puede venir de una persona llena de auto-odio hacía una de las lenguas oficiales en el viejo Reino de Valencia. Esa fue la reacción de este personaje caciquil ante la manifestación que docentes, alumnos y padres hicieron contra la política educativa de la Generalitat Valenciana, una política donde las aulas instaladas en barracones no es lo más extraño como el propio Rus reconoce aunque el les llama “casas prefabricadas”. Aquí se dictaminó por el Conseller del ramo que la Educación para la Ciudadanía se impartiera en inglés, sólo con el ánimo de torpedear su enseñanza, aquí se quiere que los estudiantes conozcan el chino, no se si el cantonés, el mandarín o cualquier otro, aquí se prima la enseñanza concertada con los colegios religiosos, pero aquí no hay ni un euro para dotar dignamente la enseñanza, ni para enseñar chino.

Pero Alfonso Rus, al que ahora ya comienzan a llamar “Berl-rus-coni” no es la primera sandez que profiere por su boca. Ya en 1995, el día de su toma de posesión de la alcaldía de Xàtiva, mostró cual iba a ser su talante cuando dijo a la oposición “a partir de ahora, rodilla en tierra y a callar”, y así ha seguido, llamó “hijos de puta” a los músicos de su localidad, se negó a ceder una pila preislámica para una exposición internacional organizada por la Generalitat de Catalunya con la excusa de que “ a los catalanes ni agua” mientras aseguraba que mientras él fuera alcalde esa pieza arqueológica no saldría de Xàtiva aunque posteriormente la cedió para un exposición en Madrid. Ha tenido enfrentamientos no sólo con la oposición política, también con la Universidad llamando a sus profesores “membrillos” y “chupópteros” e incluso se ha atrevido a llamar “burros” a sus propios votantes cuando después de afirmar en un mitin que llevaría la playa hasta Xàtiva- en el interior del país- dijo “y va y se lo creen todo ¡Serán burros!, y me votaron”.

De poco ha servido el dinero que los padres de estos políticos invirtieron en su educación, su paso por las aulas no les ha dejado ninguna pátina de cultura en sus cerebros de galápago. Tan sólo entienden el insulto y el lenguaje barriobajero y cuartelario, seguramente los días en que el “padre” de turno impartía aquella antigua asignatura que se llamaba “Urbanidad” ellos no fueron a clase. Poco podemos esperar de unos políticos cuyo máximo mandatario con un lenguaje propio de culebrón asegura “querer un huevo” a un imputado en el caso Güertel y donde los Presidentes de Diputación afirman que las madres de sus opositores se dedican al ejercicio de la prostitución. En tierras valencianas “manca finezza” como dijo Andreotti, pero también falta mucha pero que mucha “vergogna”. Y de todo esto Canal 9 nunca dice nada, a estos les falta “finezza”, “vergogna” y profesionalidad, pero quien manda manda y no es cuestión de ser desagradecido con aquel que te ha puesto en el lugar de trabajo, más vale besarle la mano cada día como hacen postrados de rodillas los directivos de la televisión valenciana.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris