Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Para qué está el parlamento?

Santiago Chiva (Granada)
Redacción
sábado, 2 de mayo de 2009, 16:22 h (CET)
La admisión a trámite en el Congreso de una iniciativa firmada por IU contra el Papa Benedicto XVI por sus declaraciones a periodistas sobre cómo vencer el SIDA lleva a preguntarse: ¿Para qué está un parlamento nacional en una democracia? ¿Para ser el vigía universal de la ciencia y la política mundial? Los silencios habituales de los Parlamentos ante evidentes violaciones de los derechos humanos hacen pensar que no. Hay motivos diplomáticos de intereses comunes, prudencia, etc, que les llevan a no meterse en berenjenales como los derechos humanos en Cuba, China o Corea. Parece además que un parlamento tendría muchos menos motivos para enzarzarse en temas científicos controvertidos, en los que no hay doctrina unánime, temas en los que difieren prestigiosos investigadores que dan lugar a una diversidad de políticas. ¿Acaso algún Parlamento ha condenado públicamente a los que dudan de los orígenes o la trascendencia del cambio climático? Con estos antecedentes, la condena del parlamento belga a las palabras del Papa sobre el SIDA y el preservativo (basándose en un fragmento de una entrevista, desgajado y aislado del contexto) hace pensar que los parlamentarios andan sobrados de tiempo o de fobias anticatólicas. El seguidismo del parlamento español añade, a esos defectos, un profundo complejo de inferioridad, que se quiere superar demostrando que somos capaces de ser más avanzados que nadie, aún con riesgo de hacer el ridículo.

Es curioso que en los países de África, visitados por el Papa, no hubo polémica alguna por sus palabras. Quizá por eso, las antiguas metrópolis, con la arrogancia de quien piensa que las que fueron sus viejas colonias todavía no son capaces de gobernarse, se sienten en el deber de actuar. Mientras, países como Uganda siguen ganando la guerra al SIDA, siguiendo políticas en gran parte coincidentes con la doctrina moral cristiana.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris