Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

¿Una empresa familiar?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 2 de mayo de 2009, 08:04 h (CET)
El día primero del pasado mes de Abril, se produjo un hito histórico en la Comunidad Valenciana, y creo que en España: La hija del ex alcalde de Alicante y hoy diputado autonómico en las Cortes Valencianas, Luís Díaz Alperi, tomaba posesión de su escaño en las Cortes Valencianas como diputada autonómica.

Al parecer esto se ha convertido en una tradición en la derecha y ahora salta la noticia de que la hija de Manuel Fraga, Carmen Fraga, ocupa el puesto número siete en la lista del PP para las elecciones al Parlamento Europeo. No van a coincidir en el mismo “tajo” como en el caso de Díaz Alperi y su hija, pero el padre estará como senador y la hija como eurodiputada. También figura en puesto de salida, el once, en la lista del PP para Europa un cuñado de Mariano Rajoy y un hermano de la dirigente popular, Ana Mato, que figura en el puesto número trece. Como se puede observar todos van a encontrar un puesto para demostrar que esto de ir en una lista y en puesto de salida no tiene nada que ver con parentescos ni con la capacidad intelectual, de trabajo y de entrega a los demás, eso como en la “mili” “se le supone” Esto, salvo en el caso del cuñado de Rajoy, es algo que se lleva en la sangre: El afán de servir a los demás. Vamos, eso creo yo.

De todos modos se me plantean unas interrogantes que me gustaría que alguien pudiera ayudarme a aclararlas, estas son las siguientes: ¿El motivo no es otro que el de seguir los pasos de sus familiares los cuales pueden haber sido un ejemplo para ellos? ¿Lo hacen por pura admiración a la labor desarrollada en el campo de la política por sus familiares? ¿O se han dado cuenta de que la política puede ser ampliamente rentable y simplemente se han decidido a seguir sus pasos sin mayores pretensiones? ¿Estamos ante el frontispicio de que los cargos públicos se heredarán como los títulos nobiliarios? El tiempo lo dirá. Yo tengo la impresión de que todo esto es solo el principio. ¿Cuál será el final? ¿Será como en un negocio familiar al uso, donde unos se dedican a cualquier actividad comercial, financiera o fabril y otros a la política? ¿Se considerará la política familiar al igual que una empresa familiar? Repito: Eso el tiempo lo dirá.

Noticias relacionadas

Teresa Lozano, nada ligera (y II)

Son los viejos instantes, las pérdidas, las ausencias y las certezas de que el hombre está solo

El protocolo de la investidura del presidente del Gobierno

El acto de investidura es la condición previa a superar antes de tomar posesión del cargo

Se acelera el cambio

Parece que el cambio climático y el calentamiento global ya están causando graves problemas. La desertización de amplias zonas del planeta avanza a pasos agigantados

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris