Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

El declive de la formación profesional

Marie Cocco
Marie Cocco
viernes, 1 de mayo de 2009, 16:43 h (CET)
Así es como termina. O por lo menos, así es como acaba el triste capítulo más reciente de una historia que lleva tres décadas terminando.

Si Chrysler sobrevive, será en virtud de un maridaje con el fabricante automovilístico italiano FIAT, una extraña pareja por un buen número de motivos. Si General Motors sobrevive, será solamente porque el gobierno en la práctica se hace cargo de ella, expulsada su gerencia -- y despejado el camino a que varios miles de trabajadores pierdan su puesto de trabajo y las prestaciones duramente ganadas que en tiempos les convirtieron en los símbolos de una clase media estadounidense robusta.

Ahora son iconos de su declive.

Lo que termina no es solamente el período de tiempo durante el que la industria automovilística estadounidense era el coloso de las economías nacional y mundial. Lo que finaliza es cualquier posibilidad genuina de que la mayoría de trabajadores estadounidenses -- la mayor parte de los cuales no alcanza el pedigrí que hemos acabado considerando como el umbral a la prosperidad personal -- pueda alcanzar algo mínimamente parecido a la vida de clase media que logró la generación que llegó a la madurez durante la Segunda Guerra Mundial.

Las consecuencias para este país son considerables. Pero por algún motivo, no consideramos una urgencia esto. Ahora se trata como una crisis solamente porque el resto de la economía está en crisis. Wall Street y los grandes bancos, a pesar de ser el origen de la agitación, siguen logrando imponer la suya.

El frío cálculo con el que el Presidente Barack Obama anunciaba estar dispuesto a dejar quebrar a los fabricantes pero sin atreverse a contemplar la quiebra de las grandes instituciones financieras es un indicativo de sus 100 primeros días en la presidencia. Si logra rescatar a la industria automovilística, el difícil doble rasero será perdonado y olvidado.

Lo que no hay que perdonar son las tres décadas de indiferencia política y pública en torno a aquellos cuyas vidas y esperanzas no incluyen la formación superior. A pesar de décadas de esfuerzo nacional por abaratar la educación universitaria, apenas la cuarta parte de los estadounidenses de más de 25 años tiene hoy una licenciatura, según la Oficina del Censo.

La población activa se divide en cuatro segmentos, más o menos uniformemente, según Harry J. Holzer, un profesor de legislación pública de la Universidad de Georgetown que se especializa en estudiar la mano de obra. Una cuarta parte cuelga los libros en el instituto, otra cuarta parte se gradúa, otra cuarta parte sigue estudiando pero sin tratarse de estudios universitarios, y la cuarta parte de cabeza se licencia o bien se doctora.

"Hemos dejado a su aire de verdad la educación profesional y técnica en Estados Unidos," dice Holzer, antiguo economista del Ministerio de Trabajo estadounidense. "Hay millones de chicos abocados a la cárcel que podrían haber sido electricistas o fontaneros. Nos cegamos con la idea de que sólo si se va a la Universidad y se tiene una licenciatura, se tiene éxito. Como sociedad, degradamos a las personas que trabajan con sus manos.”

Los Republicanos hicieron propia la opinión de que cualquiera puede triunfar si lo intenta e ignoraron el tsunami del cambio económico global que ahogó las viejas nociones y se convirtió en una corriente de resaca que arrastraba los salarios y las esperanzas laborales de los empleados profesionales. Los Demócratas, los progresistas en particular, negaron la realidad de que ciertos estudiantes no están preparados ni interesados en ir a la universidad, y acabaron entendiendo la educación vocacional como una forma inaceptable de "control social" con implicaciones raciales.

En suma, ¿cuál es, ahora, la política -- de cualquiera de los partidos -- hacia las tres cuartas partes de estadounidenses para las que sigue siendo improbable obtener una licenciatura universitaria?

Desde que tengo uso de razón, los políticos han denigrado el declive de la fabricación estadounidense y los buenos puestos de trabajo que se fueron a pique con ella. Durante la década de los 80, los Demócratas advirtieron de que no debíamos convertirnos en "una nación de empleados de hamburguesería.” El lamento más reciente ha cobrado la forma de queja en torno a la economía Wal-Mart, un lugar en donde el gigante de los descuentos prospera en parte porque ello ayuda a rebajar los salarios -- y alternativamente, los trabajadores de salario modesto se convierten en una creciente reserva neta de clientes.

Holzer defiende políticas directas que vinculen formación con los sectores económicos que se espera crecerán -- como la sanidad -- para generar una bolsa de lo que llama trabajadores "de formación intermedia." Aunque esto se hace en algunos estados, de forma no concertada, la política nacional que en la práctica lograría esta equiparación ha sido desarrollada.

En lugar de eso saltamos de campaña en campaña, utilizando plantas industriales como fondos fotográficos y a los robustos obreros como extras de una escena que se sigue repitiendo hasta que, quizá, ya no haya obreros.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris