Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La verdad y el amor

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 1 de mayo de 2009, 16:30 h (CET)
Desde los dominios públicos se está propagando una doble moral en muchos ámbitos de la existencia. Esto provoca un clima de una total permisividad. Ha aparecido una mentalidad que ha aceptado que el fin justifica los medios, todo vale, y es legítimo con tal de que sea valido para hacerse rico, conseguir el triunfo particular o gozar de una felicidad sin medida. Es el afán de imponer una precisada idea de la existencia de signo laicista.

Se ha originado una devastación de la vida moral y se ha provocado un gran vacío humano que no propone otra cosa que la pura pelea por los encantos o el regocijo narcisista, la vacilación ante la verdad y el desaliento al no descubrir una senda hacia ella. Todo esto ha provocado una perversión ambiental que devasta las certezas morales mas básicas. La fortuna repugnante obtenida fraudulentamente, establece uno de los fenómenos con mas potencia corruptora, de modo especial el capital perverso del tráfico de estupefacientes.

En el plano familiar la crecida de las rupturas, el alejamiento de la sexualidad y la fecundación. Las uniones homosexuales. Asimismo se ha generalizado una mentalidad abortista. También la falta de miramiento al bien fundamental de la vida, ya en su comienzo como en el discurrir de la supervivencia o en la fase terminal, esto es, la precipitación en legalizar la eutanasia; el asesinato de los longevos o bebés con malformaciones físicas o mentales.

Asimismo, la muerte del nonato a través de legislaciones que auspician la interrupción voluntaria del estado de gravidez de la mujer. La morfología de la esposa no es suya, corresponde a Dios y lo que lleva en sus entrañas es un ser viviente creado y amado por el Supremo Hacedor. Igualmente, la universalización del aborto selectivo ha causado, en China, la India o Corea, perturbaciones poblacionales que nos llevan a un incremento aterrador de abusos sexuales, comercio de jóvenes para la prostitución, y la drogadicción.

Los cristianos debemos reaccionar para recuperar la dignidad del humano. No podemos consentir que el vacío moral, se prolongue, nos comprometemos a conseguir que se realice la verdad en el amor, ya que “el amor y la verdad os harán libres”.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris