Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La mala educación

Mario López
Mario López
viernes, 1 de mayo de 2009, 06:44 h (CET)
Anoche me tope, en uno de mis bares favoritos, con una chica extraordinariamente maleducada. Algo verdaderamente inverosímil, jamás conocido por mí en estos cincuenta y dos años que me ha tocado vivir. Inverosímil. Me ahorraré las lindezas que aquello vomitó por su boca de sentina.

Lo único que realmente me hizo pensar fue la mentalidad de aquella energúmena, que está bastante extendida entre ciertos grupos de nuestra juventud. Arrojó toda su enorme insidia contra mí tan sólo porque se me ocurrió poner en cuestión que uno tenga que trabajar exclusivamente con el objetivo de ganar dinero. Le aseguré que, si bien ella era muy libre de pensar lo que le diera la gana, la gente no la iba a contratar porque ella quisiera ganar dinero sino por su disposición a realizar un trabajo productivo y beneficioso para la comunidad en general. No sólo la para ella. Bueno, bueno. La que me armó. A mí que me levanten la voz me pone enfermo pero, que, además, lo haga una niñata grosera –que aunque por la edad sí, pero por todo lo demás no podría ser nunca hija mía porque tengo la seguridad de que aquello pertenece a otra galaxia- es algo que me llena de estupor. Pues nada, yo intentando hacerla ver que uno debería buscarse un empleo que le resultara gratificante, no solamente en lo tocante a la pasta, y ella despotricando como la niña del Exorcista. Impresionante, que diría Jesulín de Ubrique. Lo peor de todo es que no es la única persona que entiende el trabajo como un lugar donde te pagan por intentar hacer lo menos posible. Luego, claro está, también hay que ver en qué emplea la muchacha ese dinero tan laboriosamente conseguido. Pues se lo puede uno imaginar perfectamente: en alcohol para calentarse la boca. Y así estamos. Estos encuentros no son nada provechosos para personas de cierta edad.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris