Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

El partido del siglo

Antonio Pérez
Antonio Pérez Gómez
jueves, 30 de abril de 2009, 22:42 h (CET)
Permítanme que eluda al partido del sábado entre el Madrid y el Barça con esta hipérbole periodística, esta manidísima expresión, todo un lugar común en esto de las crónicas deportivas (bueno, más bien de las “previas” de los partidos, porque luego, a posteriori es imposible que las expectativas se cumplan del todo).

Y en el rincón de enfrente tenemos otra propuesta. Menos bonita, menos efectiva, menos cerebral y menos atractiva. Más embarullada, más visceral, más ruda y más emotiva. El partido del Getafe fue tan solo una muestra. 11 tíos vestidos de blanco que entran en una especie de frenesí extático en el que el buen trato de balón se convierte en una entelequia. Resuena el grito de la España profunda, de la ultratumba futbolística: “ A mi, Sabino, que los arrollo”. Faltan menos de 5 minutos.

Casquero siente el empujón y se tira en el área. Penalty. Así se pierde una liga. Pepe que muere matando. “Tu me jodes la liga, pero yo te dejo en silla de ruedas” . Coz que casi arranca el nombre y dorsal de Casquero. Qué mal, Pepe. ¿qué hiciste? Jugador blanco, corazón negro. El exsevillista que intenta hacer sangre en el Bernabeu: “Toma, Juande, por echarme del Sevilla”; se cree Panenka y hace el ridículo (de órdago lo del bueno de Antonín Panenka, coñeándose hoy en As del intento de Casquero). Cambio de panorama. Ahí vemos al Madrid de las Termópilas. ¿Donde está Jerjes, que nos lo cepillamos? Testiculina a raudales, el balón le llega al Obviamente, se me hace muy difícil imaginar que el próximo encuentro entre merengues y culés pueda ser el mejor choque futbolístico de los próximos noventaitantos años. Es harto improbable. Es más, en lo que vamos de siglo, podría pensar en, al menos, media docena de partidos cuya emoción y calidad son tan altas como las que van a generar el próximo Madrid-Barça.

Pero el caso es que, estereotipos parte, el partido genera una expectación tremenda. Una vez más, Madrid y Barça, frente a frente. El Yin y el Yang.

Condenados a rivalizar para siempre. Hasta la desaparición de ambas entidades. Hasta el fin del mundo. Hace ya mucho que es así. El Barça ha dejado de ser el reducto de disidentes futbolísticos con limitados recursos económicos que era hyace unas décadas, ya no es un equipo de mediocres contestatarios del poder deportivo apabullante de un súper equipo blanco, y desde hace mucho mira de tú a tú al Madrid. Y a menudo incluso lo supera. Poco a poco, ha dejado de ser una alternativa al poder político y social establecido a convertirse en si mismo en el representante político y social de una mística nacionalista oficial.

En la capital de España ya saben que son algo más que la eterna alternativa de poder y la relación de rivalidades es ya totalmente mutua y biyectiva. Años atrás, el Barça vivía solo de los fracasos del Madrid. Justificaban las más salvajes acciones producto de antagonismos atávicos (recordarán el día del cochinillo, hace poco) porque, al fin y al cabo, era el Madrid. El coco. Era un poco como el Atleti de siempre (“Da un poco igual realizar una campaña ridícula, si logramos ganar a los vecinos” o, como vimos no hace mucho, “Da igual perder 0-6 en casa si con ello retrasamos al alirón de los blancos”). Pero eso ya ha cambiado en Barcelona. La sañuda rivalidad con los merengues ya no entorpece miras mayores en Can Barça, y en la actualidad hay tanta inquina -sentimiento siempre provocado por la frustración y la envidia- desde el Madrid al Barcelona como la que siempre ha habido del Barça al Real Madrid. Siempre se ha dicho que el Barcelona existe tal y como lo conocemos porque había un Madrid enorme. Las tornas han cambiado. Ahora mismo, el Madrid existe porque hay un Barça enorme.

Alfredo Relaño ha enunciado y popularizado la teoría de los vasos comunicantes según la cual, nunca uno de estos dos equipos puede estar “arriba” sin que el otro esté “abajo”. Es imposible que el estado anímico de ambos sea semejante. No puede haber un gran Barça y un gran Madrid contemporáneamente. Quizás porque la propia existencia intrínseca de un gran Barça o un gran Madrid implica o incluso nace del hecho de que el rival esté peor que tú. Es una verdad incontestable.

Este año volvemos a tener a los dos equipos en todo lo alto. Batiendo récords.
Destrozando estadísticas. Metiendo miedo a los rivales. Ganándolo absolutamente todo. Los dos henchidos y orgullosos en la parte noble de la tabla.

Pero no podían estar los dos haciendo lo mismo. Imposible
El FC Barcelona encandila, enamora. Andrés Montes lo comparaba el otro día con el fútbol total de México 70. Fútbol imaginativo, combinativo, solidario, precioso, veloz, vertical...y, si es necesario, también horizontal. Efectivo y sobrecogedor. Lo cierto es que yo no recuerdo jamás, en décadas de fútbol, un equipo que desarrolle un juego tan bueno durante tanto tiempo en los partidos y durante tantos partidos. En la ciudad Condal ya saben que es el mejor de su historia. Desde luego, mucho mejor que el tan cacareado Dream Team. Es arrollador. Es excelso. Es inaudito. Es colosal.

Y en el rincón de enfrente tenemos otra propuesta. Menos bonita, menos efectiva, menos cerebral y menos atractiva. Más embarullada, más visceral, más ruda y más emotiva. El partido del Getafe fue tan solo una muestra. 11 tíos vestidos de blanco que entran en una especie de frenesí extático en el que el buen trato de balón se convierte en una entelequia. Resuena el grito de la España profunda, de la ultratumba futbolística: “ A mi, Sabino, que los arrollo”. Faltan menos de 5 minutos. Casquero siente el empujón y se tira en el área. Penalty. Así se pierde una liga. Pepe que muere matando. “Tu me jodes la liga, pero yo te dejo en silla de ruedas” . Coz que casi arranca el nombre y dorsal de Casquero. Qué mal, Pepe. ¿qué hiciste? Jugador blanco, corazón negro. El exsevillista que intenta hacer sangre en el Bernabeu: “Toma, Juande, por echarme del Sevilla”; se cree Panenka y hace el ridículo (de órdago lo del bueno de Antonín Panenka, coñeándose hoy en As del intento de Casquero). Cambio de panorama. Ahí vemos al Madrid de las Termópilas. ¿Donde está Jerjes, que nos lo cepillamos? Testiculina a raudales, el balón le llega al Pipita, nadie sabe ni como. Avanza, apisona a los que intentan pararle, destroza el balón de un zapatazo, y de forma inverosímil, el cuero va y entra. Ligam habemus.

Locura. Paroxismo. Hemorragia de placer en los corazones blancos. Ha merecido vivir para ver. Todo es posible. Hasta que el Madrid retrase una semana más al alirón del Barça.

Una vez más. Disparidad entre ambas entidades. Hume y Kant. Horgan y Maddox. Dos fromas diferentes de vivir una realidad. El Yin y el Yang que colisionarán el sábado en el Bernabeu como dos expresos enfurecidos. Si gana el Barça, se acabó la liga. En el improbable caso de que ganara el Madrid, viviremos una recta final de liga de infarto, aunque no se engañen, el calendario de los culés es muchísimo más benévolo que el de los de Juande. Pero pase lo que pase, aunque la lógica se imponga y los de Guardiola se lleven la liga, gracias, Madrid, por haber sido un dignísimo subcampeón.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris