Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   The Washington Post Writers Group  

El tránsfuga

David S. Broder
David S. Broder
jueves, 30 de abril de 2009, 07:43 h (CET)
Han pasado más de cuatro décadas desde que Alen Specter, el senador de Pennsylvania, se ganara el sobrenombre de "Specter el tránsfuga.” Esta semana confirmó que en la práctica es una descripción precisa de su carrera política.

Yo era becario del New York Times allá por 1965, cuando los súbitos cambios de orientación de Specter llamaron la atención por primera vez, y la crónica que redacté recoge las circunstancias que conducen a su poco lisonjero apodo.

Specter, Demócrata por entonces, había sido asistente del fiscal de distrito en Filadelfia, y albergaba la ambición de competir contra su desgastado jefe, un hombre llamado James Crumlish. Los jefes Demócratas de Filadelfia no eran partidarios de Specter porque, como me dijo uno por aquel entonces, "No queremos otro joven Tom Dewey,” en referencia al fiscal de Nueva York de mentalidad reformista que se lanzó a la gobernación y a por dos nominaciones presidenciales enviando a la cárcel a una retahíla de destacados funcionarios de ambos partidos.

De manera que Specter, con el apoyo de Republicanos de Pennsylvania tan destacados como el Senador Hugh Scott o el Gobernador William Scranton, anunció que se presentaba contra Crumlish en la lista del Partido Republicano. Para reducir el riesgo de su apuesta, y ayudarse a ganar votos Demócratas, esperó a haber ganado para cambiar su filiación electoral.

A lo largo de las décadas que han transcurrido desde entonces, Specter se ha convertido en uno de los senadores Republicanos veteranos y el mejor captador Republicano de votos en Pennsylvania. Pero sus constantes deserciones de la ortodoxia del Partido Republicano, no sólo en materia abortista sino también en temas laborales, tributarios y fiscales, le hicieron vulnerable a los desafíos en las primarias Republicanas del partido.

El ex Representante Pat Toomey, ideólogo de la derecha, estuvo cerca de desbancar a Specter en las primarias del Senado en 2004, y al año siguiente, Toomey parecía ser la apuesta segura para derrotar al titular.

En cierto grado, la decisión de Specter es sintomática de la contracción del espectro político del Partido Republicano, una muestra del creciente dominio sobre el encogido partido que tienen sus miembros más conservadores de acento sureño. No quedan titulares Republicanos en la Cámara por Nueva Inglaterra. Un escaño en la Cámara tradicionalmente Republicano en representación del norte del estado de Nueva York acaba de pasar a los Demócratas, y ambas costas, el suroeste y la zona industrial del centro votan Demócrata con cada vez mayor frecuencia.

Ese es el motivo de que los Republicanos hayan perdido su mayoría y su poder de veto de las legislaciones en la Cámara y el motivo de que pronto puedan perder la capacidad de retrasar o bloquear las medidas Demócratas en el Senado, en cuanto Specter haga oficial el cambio y Al Franken logre por fin el escaño de Minnesota.

Pero en la misma medida que la decisión de Specter refleja una creciente debilidad preocupante dentro del Partido Republicano, es innegable el hecho de que también se trata de una maniobra oportunista realizada por uno de los políticos más oportunistas de la era moderna.

La única consistencia en la historia de Arlen Specter ha sido su disposición a hacer lo que sea para proteger e impulsar la carrera de Arlen Specter.

Cuando algunos Republicanos desafiaron en el año 2004 su ascenso a la presidencia del Comité Judicial en el caucus Republicano, Specter les aseguró que no utilizaría el puesto para bloquear cualquier candidato al Supremo del Presidente Bush. Y a pesar de su historial puntualmente progre, votó a favor tanto del presidente del Supremo John Roberts como del juez Samuel Alito.

Hace apenas unas semanas, cuando todavía estaba calculando cómo sobrevivir a unas primarias Republicanas contra Toomey, anunciaba que -- a pesar de sus amistades sindicales -- no iba a apoyar la denominada legislación de voto mediante firma que es la principal prioridad de los sindicatos.

Este es el hombre que ahora reclama la denominación política Demócrata en Pennsylvania.

Specter ha sido bien recibido en el Partido Demócrata por el Presidente Obama y el Gobernador de Pennsylvania Ed Rendell, el Demócrata más influyente en Harrisburg. Eso hace inverosímil que Specter se enfrente a algún desafío serio en las primarias del año que viene en el Senado. Y, si su salud lo permite, será un favorito claro contra Toomey en las elecciones de noviembre.

De manera que una vez más, es probable que Specter coseche los frutos de su transfuguismo. Pero los Demócratas deberían andarse con pies de plomo en cuanto a lo que se llevan con su retorno a su denominación política original.

La trayectoria de Specter avisa a gritos que sólo se quedará mientras ello satisfaga sus propios intereses -- y ni un momento más.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris