Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Olivia Harris

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 30 de abril de 2009, 07:14 h (CET)
Los académicos británicos especializados en América de Latina están de luto. El 9 de Abril, cuando Bolivia festejaba el 57 aniversario de la revolución de 1952, el cáncer mató a una de las científicas sociales europeas que más conocía a dicha república.

Olivia fue una apasionada por Bolivia.
Ella se convirtió en una de las principales antropólogas europeas gracias a su experiencia de vivir con comunidades quechuas y aymaras. Pese a provenir de una familia ligada a la élite anglicana, ella vivió y crió llamas como una humilde campesina.

Su modestia y sencillez eran enormes. La conocí cuando se me aproximó tras que di una conferencia en la LSE (London School of Economics). Ella, quien parecía una estudiante que me abordaba de preguntas, resultó que era una renombrada profesora que recién llegaba a dicha universidad en la cual se convertiría en jefa de uno de sus principales departamentos.

Olivia escribió decenas de trabajos en los que abordó temas como género, feminismo, leyes, trabajo, dinero, muerte y tiempo. Para ella no hubo conquista sino invasión española a los Andes y ella fue revelando como había sobrevivido una vasta y profunda mentalidad andina pre-colombina.

Asistí a su funeral el martes 28 en la catedral de Southwark donde se le despidió con la canción ‘gracias a la vida que me ha dado tanto’. Sin embargo, es gracias a su vida es que la antropología andina ha ganado tanto.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris