Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Migración y la Mujer en México

Francesca R. DeBerge (México)
Redacción
miércoles, 29 de abril de 2009, 14:37 h (CET)
La migración es un fenómeno de vida en el que se encuentra gran parte de la población mundial. No es una elección personal, ni tampoco una aventura por la que estas personas deciden, sino como bien lo menciona el Doctor Eduardo González en su libro “Con todo y Trinques”, los migrantes son exiliados económicos de su país. La migración es un fenómeno en donde se agrupan circunstancias desoladoras para la humanidad: hogares rotos, maternidad cedida, trata de personas, trafico de indocumentados, desarraigo, pandillerismo, prostitución, tráfico de órganos, robo de menores, explotación sexual, violencia de genero, SIDA y una interminable lista de calamidades. Migrar se ha convertido en una respuesta de escape hacia realidades más inciertas; Migrar es -y lo ha sido siempre- un saltar al vacío de empezar de nuevo.

Una población migrante que de manera significativa se esta haciendo presente en la ciudad, es la de las mujeres. Mujeres de todas partes del continente se encuentran en la ciudad en busca, no solo de un mejor futuro, sino también de la posibilidad de un desarrollo que perciben propio de esta urbe. La migración femenina a los Estados Unidos se ha duplicado en la última década, y según reportes del Banco Mundial, casi mitad (95 millones) de los migrantes internacionales de todo el mundo son mujeres.

La mitad de las personas que migran a los Estados Unidos son mujeres, lo cual significa que su participación en el mercado laboral ha impulsado de manera importante la economía de México, al mandar remesas a sus familias, y a la economía de los Estados Unidos, ya que cubren un sector laboral importante en el país.

“El hecho de que las mujeres ahora representan casi la mitad del total de la población migrante tiene efectos significativos en el desarrollo”, dice Andrew Morrison, economista principal del Grupo de Género del Banco Mundial. “Las mujeres envían mucho dinero a sus familias, y la evidencia recogida en zonas rurales de México demuestra que su migración tiene efectos económicos positivos para los hogares que dejan atrás”.

El cambio mas grande que se ha dado dentro de la migración femenina, es que hoy en día 96 por ciento de las mujeres logran emplearse, cuando anteriormente el desplazamiento de las mujeres era en función de la reunificación familiar. Los hombres al establecerse en los Estados Unidos, ya libre de sus deudas con el pollero o con sus familiares quienes habrán pagado su viaje, mandaban por su mujer. Desafortunadamente la situación económica ahora ha requerido que las mujeres dejen a sus hijos para migrar a los Estados Unidos, una migración mucho más violenta para el sexo femenino que el masculino, ya que ellas estan expuestas a abusos sexuales a lo largo de la trayectoria.

La mujer migrante no solo huye de un país que dejo de prometerle futuro, huye también de padres violentos, de novios que las agreden física y psicológicamente y de patrones abusivos dentro de sus círculos sociales. Huye de todo lo que se empeña en perpetuarla como objeto. Es receptora de nuestros embelesos pero así mismo victima cajón, el camino migrante parece no acabar nunca. Es un éxodo sin fin, ya que en el trayecto hacia alcanzar cualquier frontera, sufren vejaciones y tienen claro que la mayoría de las veces la única moneda de cambio es el sexo. Desde hacerse “noviecita” del pollero para pasarla no “tan peor”, como el buscar personas que le acerquen más a su objetivo: llegar al otro lado.

Ser mujer hoy día pareciera ser una carrera de escapismo. Migrar del soporte paterno al de un marido que la mantenga, por lo menos donde mismo y en las mismas condiciones sociales. No importa que se pase la vida compartiendo con un extraño al que no entiende y al que quiere por costumbre de imponerse a no largarse a otro lado. La belleza termina siendo una actividad de riesgo y lo mas bello en este mundo esta hoy en día en situaciones tan riesgosas como las de perderse a si mismas. De olvidarse que son toda la esperanza que le resta al mundo, que al no recuperar su sitio al centro de la vida, se nos condena a todos al abismo.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris