Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Iglesia renovada psicológicamente

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 29 de abril de 2009, 06:17 h (CET)
En un documento que presentó el cardenal Zenon Grocholew-ski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica, la Santa Sede fija las condiciones sicológicas que han de reunir los aspirantes a ser admitidos en un seminario. Este documento aporta una novedad y es que aconseja la utilización de la sicología a la hora de discernir la idoneidad de los aspirantes al sacerdocio. Con estos nuevos filtros en el acceso al centro educativo, el Vaticano pretende evitar que determinadas “ineptitudes síquicas” salgan a la luz después de la ordenación sacerdotal. “Discernirlas a tiempo permitirá evitar muchos dramas”.

Hoy, 31 de octubre de 2008, poco antes de ponerme a escribir el borrador de este escrito, he conversado con una persona que había aspirado a ser cartujo y que había pasado por un seminario de esta orden. Le pregunté si había leído en la Biblia que todo el mundo sea santo. Me respondió diciendo que no se tenía que creer todo lo que la Biblia dice. Este sentir lo sostienen muchos que se dicen cristianos, incluyendo a dirigentes de las iglesias. Si no debe hacerse caso de todo lo que dice la Biblia, no debe extrañarnos que en un tema tan delicado como lo es el ministerio pastoral, según el reciente documento del Vaticano, se deben utilizar las técnicas de selección de personal que emplean las empresas, en detrimento de lo que dice la Biblia.

Antes de exponer las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre la elección de la clerecía, daremos un vistazo al concepto de Iglesia que tiene el Nuevo Testamento. Los cristianos apostólicos no veían a la Iglesia como una macro institución, sino como un conjunto de micro iglesias locales independientes pero estrechamente relacionadas. Teniendo en mente este concepto, analicemos las instrucciones novo testamentarias para la elección de clérigos.

Escribiendo a su discípulo Tito, el apóstol Pablo le dice: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad , así como te mandé” (Tito,1:5). Teniendo en cuneta que las iglesias de Creta eran de recién constitución, es lógico que Pablo encomiende a su discípulo que se encargue de su buen funcionamiento. Lo que estas iglesias necesitaban no era tan solo mejorar su organización administrativa. Además de ello tenían que escoger a las personas que deberían de hacerse cargo de la predicación de la Palabra, que es la función principal de toda iglesia cristiana que se precie de serlo. Citaré las instrucciones que Pablo da a su discípulo. Que el lector reflexiones haber si existe algún parecido con las normas que da el documento del Vaticano al respecto: “El que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes, que no están acusados de disolución ni de rebeldía.

Porque es necesario que el anciano sea irreprensible, como administrador de Dios, no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Tito,1:6-9). Estas instrucciones se merecen una profunda reflexión, ¿no es verdad?

Los apóstoles tenían que dejar este mundo. Sus discípulos seguirían el mismo camino. Gracias al Señor que con la desaparición de estos hombres de Dios no nos hemos quedado en la oscuridad en cuestión tan importante. Disponemos de las instrucciones apostólicas que han quedado registradas en la Biblia y que sirven a las iglesias de hoy, si les prestan atención, para elegir a los pastores que deben guiarlas por los caminos del Señor.

La característica de las iglesias apostólicas es que se cuidaba mucho la admisión de nuevos miembros. Se procuraba que solamente accediesen a ellas personas realmente convertidas a Cristo y que por lo tanto habían recibido al Espíritu Santo, lo cual hacía que tuviesen un concepto espiritual de la Iglesia, no institucional, y con ello la importancia que tenía la elección de sus pastores. Hoy, en líneas generales no es así. Las iglesias se han convertido en instituciones que más se asemejan a un club o ateneo. No se mira la calidad espiritual de sus dirigentes. Se prefiere a personas que muestren un perfil sicológico determinado de acuerdo al momento. El resultado de esta negligencia es la implantación de normas sicológicas variables para escoger a los pastores que no servirán para extirpar los abusos propios de las personas no convertidas a Cristo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris