Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En defensa de la libertad de expresión del Papa

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
martes, 28 de abril de 2009, 05:59 h (CET)
Mucho se ha escrito, se ha dicho y se ha manipulado sobre lo que dijo el Papa Benedicto XVI en su viaje a Camerún. Y, ahora me entero que el Parlamento Belga ha aprobado por amplia mayoría una resolución en la que instó al Gobierno a condenar las “declaraciones inaceptables” –según ellos- del Papa contra el uso del preservativo en la lucha contra el Sida y a protestar oficialmente ante el Vaticano. Me pregunto: ¿Un país como Bélgica necesita publicitarse ante la comunidad internacional mediante este tipo de declaraciones, sin analizar seriamente las palabras de Benedicto XVI?

No piensa igual el máximo experto en Sida, Edward Green, director del Proyecto de Investigación de Prevención del Sida, de Harvard, cuando afirma: “El Papa tiene razón. Nuestros mejores estudios muestran una relación consistente entre una mayor disponibilidad de preservativos y una mayor (no menor) tasa de contagios de Sida”.

Green sostiene que el modelo en la lucha contra el Sida sigue siendo el ugandés, donde el Gobierno adoptó en los años 80 un programa que decía “quédate con tu pareja o sé fiel”. Allí donde las campañas se han centrado en la abstinencia y la fidelidad, las estadísticas hablan por si solas, en el año 1991 la población estaba infectada en un 15%, 10 años después esa proporción se redujo al 4% y en los últimos 20 años Uganda es la única nación que ha reducido el Sida en un 75%, hecho reconocido por Naciones Unidas.

Es difícil entender que se prohíba el tabaco para reducir el cáncer de pulmón y nadie diga nada. ¿Saben que les digo? que mi padre fumaba tres cajetillas diarias de tabaco y murió a los 76 años, pero no de cáncer de pulmón, mientras mi suegro que jamás había fumado murió a los 62 años, víctima de un cáncer de pulmón. No, quiero con ello decir que yo esté a favor del tabaco, de hecho yo no fumo, ni mi marido ni mis cinco hijos, ni sus respectivas esposas.

Después de todo lo relatado, sólo me queda felicitar al Santo Padre y dar gracias por tener un guía para la salvación de nuestras almas con la valentía y sabiduría como tiene Benedicto XVI.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris