Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Revolución 2.0

Josu Gómez Barrutia
Redacción
martes, 28 de abril de 2009, 05:56 h (CET)
Hoy en pleno siglo XXI, asistimos al nacimiento de un modelo de interrelación social que bajo la denominación de tecnología 2.0 esta contribuyendo a cambiar la realidad de las redes sociales de nuestro planeta.Medios de comunicación en red social como el Facebook, Twitter o Tuenti y plataformas digitales de archivos como flickair o You tube están contribuyendo de manera decidida y rápida a modificar todo lo que hasta ahora entendíamos como relaciones sociales, económicas y políticas. De esta forma, estas nuevas herramientas permiten a la ciudadanía de a pie una comunicación global y directa sin intermidiarios ni control de flujos de información, hecho este significativo para el cambio de modelo de comunicación mundial. La sociedad del Siglo XXI si en algo se parece a la del Siglo XX es en el hecho de no haber superado los males endémicos de La Pobreza, La Injusticia y la violación perpetua de los derechos humanos en diferentes partes del planeta. Situaciones estas ante las cuales parece que las conferencias mundiales, forums parlamentarios u eventos de otra índole internacional o global no dan respuesta. En definitiva, la hipocresía de la pluma y la corbata, la falsedad del vuelta usted mañana que ya acuño el romántico Mariano de Larra haya por las postrimerías del Siglo XIX en nuestro país.

Y mientras todo esto ocurre, asistimos impasibles a la muerte de 40.000 personas semanalmente en nuestro planeta por falta de asistencia medica o de alimentos, a la venta al costo de trabajadores explotados en más de 2/3 partes del mundo al que llamamos aldea global. Palidecen de esta manera los discursos progresistas ante la realidad numérica de los cadáveres que se apilan en fosas sin nombre en los cementerios de Cádiz o de Barranquilla, pues si en algo se parece nuestra realidad hoy con la de aquellos que nos han precedido es que unos pocos viven, muchos sobreviven y la infinita mayoría mueren sin remedio ante la ignonia de los palacios de mármol vetusto del denominado primer mundo.
Pero ante esta realidad de ignonimia, existe otra alternativa: la de aquellas personas, ciudadanos y ciudadanas de a pie que cada día se levantan para lograr construir un mundo más habitable, un planeta más justo e igualitario y en definitiva con la esperanza indestructible de crear la argamasa perfecta del cambio socioeconómico que nos permita algún día asistir al nacimiento de un nuevo modelo de globalización económica basada en los principios rectores recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos aprobada en Estocolmo en 1948.

Y para lograr este cambio, esta quimera realizable de sueños de una noche de verano, las redes sociales se presentan como una herramienta útil, necesaria e imprescindible. Tenemos ante nosotros la posibilidad de formar, coordinar e interconectar un ejercicito de portadores de sueños, de ciudadanos y ciudadanas interconectados globalmente a todos los niveleseconómicos, sociales y políticos para lograr el impulso necesario y decidido hacía ese nuevo modelo. Ahora , se presenta ante ti querido lector, ante mi , en definitiva ante nosotros la responsabilidad compartida de lograr un mundo mejor para quienes nos precedan, ese es el reto y el desafío.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris