Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Brawn, Brawn

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
martes, 28 de abril de 2009, 22:09 h (CET)
Recuerdo cuando con algunos (algunos cuantos) menos años de los que tengo jugaba sobre la alfombra de mi casa con todo un regimiento de coches miniatura que guardaba en cajas de zapatos dentro de mi armario. Formaba carreras entre todos ellos y utilizaba como circuito las líneas dibujadas en la alfombra.

Siempre tenía un coche favorito. Normalmente solía tener color gris. No comprendo muy bien el porqué, supongo que me maravilla la elegancia que ese tono daba a los deportivos que poblaban mis cajas de zapatos.

Pues ese coche siempre tenía unas características que nunca variaban. Era un coche con vida propia, claro. Nadie lo conducía. Él tenía sus propias reglas y se movía a su antojo, aunque mi mano era finalmente la que le permitía creerse libre. Era un coche humilde. Aunque ganaba siempre, nunca se lo creía y respetaba a todos los que participaban en la carrera.

Tenía un sonido. Más que un sonido, era un ruido. Y, muy posiblemente, todos los coches de los demás niños del mundo, también producían un ruido similar. Algo parecido a un rugido de león. Y que si se pudiese escuchar y plasmarlo en papel sería algo como “braaaaawn”.

Y qué casualidad, como el nombre de la escudería que manda en la Fórmula 1. Me hace pensar esta coincidencia porque aunque a nadie le gusta que un campeonato no tenga rivalidad y se decida demasiado pronto, lo que demuestra Brawn GP es que no hace falta ser Ferrari y gastar lo mismo que un país del tercer mundo en un año para construir un automóvil competitivo.

Aunque no me agrade reconocerlo, me gusta que gane Brawn GP. Sin embargo, tengo la sensación de que cada victoria de los ex Honda sirve para aclarar más aún que existirán mejores y peores pilotos en la Fórmula 1, pero ninguno destaca sobre los demás. Porque sólo hace falta un buen coche para acabar primero cada carrera. E igual que Barrichello parecía ya retirado, hoy vive su segunda juventud.

Por ello me pregunto si el rugido de Brawn GP es reivindicativo o desprestigia este espectáculo. Quizás lo más sorprendente es que Red Bull sin difusor ni KERS le planta cara a cualquiera. Y eso si marca la diferencia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris