Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

La mala sombra

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 25 de abril de 2009, 02:35 h (CET)
“Y fueme peor, como V. M. verá en la segunda parte, pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres”. Francisco de Quevedo y Villegas.

María de la Soledad, quiero decir, Marisol (o, también —he de reconocer, sin ambages, que podría formar una legión, si agregara y dispusiera convenientemente, uno tras otro, a todos sus allegados, o sea, amigos y deudos, que la conocían por la sílaba final de dicho hipocorístico—, Sol, a secas), decidió marcharse a las antípodas para ver si allí cambiaba de manera ostensible y hasta definitiva su suerte. Apenas habían transcurrido unos minutos, desde que, exultante, hecha una mujer nueva, sonriente, bajara del avión, cuando, antes de recoger las dos maletas de su equipaje (que le iban a pesar como dos losas o muertos) de la cinta giratoria, en uno de los espejos de uno de los baños de aquel aeropuerto neozelandés, tras lavarse y secarse la cara y las manos, comprobó que el vuelo había sido en vano, pues mudarse hasta el lugar opuesto del globo terráqueo no le había servido de nada. Velis nolis, su mala sombra, la que, por azar le tocó o asignaron al nacer, le seguiría a ella, otra femme fatale, por doquier, hasta el final de sus días, que, por cierto, ocurrió, recientemente, en la desangelada habitación de un psiquiátrico.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris