Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Palos de ciego

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 25 de abril de 2009, 02:34 h (CET)
El ex ministro y vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, se oponía con todas sus fuerzas a la receta del presidente Rodríguez: ampliar a tres años la cobertura por desempleo. Y ese ha sido uno de los motivos de su sustitución, además del miedo que le generaba la propia situación, de ahí su afán por querer marcharse. Una situación que podía haberse reconducido, pero que con las presiones del presidente nos ha llevado a superar los cuatro millones de parados y… ¡creciendo! Los ‘palos de ciego’ son la estrategia de trabajo del Gobierno. Y eso no es bueno para nadie.

Otros personajes del Gobierno, como el ministro Corbacho, fieles a Rodríguez y desconocedores del terreno que pisan se han empeñado en negar la imposibilidad de alcanzar los millones que hoy sobrepasamos. Pero estén tranquilos, que no pedirá perdón. Algunos siguen estando por encima del bien y del mal. Ese sentimiento de altanería es el que nos ha llevado hasta aquí: a un callejón de confusiones y donde la crisis continúa agudizándose. Y no solo eso, sino que la tendremos sobre nosotros más tiempo que los países de nuestro entorno.

Hasta llegar a ese callejón de confusiones también han contribuido los sindicatos de clase con su inoperancia, con su nula visión económica y con su egoísmo personalista. Han hecho virtud de su egoísmo y miseria de su trabajo.

Rodríguez nos ha acostumbrado a una política sin planificar, caracterizada por absurdos bandazos, como los 2.500 euros para algunos nacimientos, el truco de los 400 euros y el parcheo del “Plan E”, cuya principal característica es la evidencia del pan para hoy, hambre para mañana y más presión fiscal para los trabajadores.

Los parados esperan soluciones. Y esperan soluciones urgentes. El aumento de efectivos sin trabajo en el primer trimestre de 2009 pone de manifiesto que el Gobierno ha cometido varios errores: de cálculo, de estrategia, de trabajo, de inversión y de aplicación del sentido común.

Hay otro error -- hoy visible, pero no confesable por el Gobierno de Rodríguez – y es que a la banca se le contenta con dinero en abundancia y a los parados con buenas palabras sin traducción práctica. El Gobierno vuelve a confundir la estrategia, algo muy habitual en el socialismo diferenciado, falsamente igualitario y experto en eliminar medidas sociales, mientras promete su aumento con una mayor y mejor distribución. Otro ‘palo de ciego’.

El Gobierno tiene ahora mismo una doble alternativa: convocar elecciones anticipadas sin más demora o realizar en profundidad una reforma del sistema productivo. Ya no sirve basar estrategias mal definidas en la automoción y en la construcción. Invertir en ambos sectores es una pérdida de tiempo, una forma de agudizar la crisis y una manera de seguir engañando a la ciudadanía. Demasiada hambre para hoy y mucha más para mañana.

Algo falla en nuestro sistema cuando un Gobierno piensa más en invertir en desempleo que en puestos de trabajo. Si aumenta el paro, lo sufrirán también los trabajadores y los jubilados. No nos cansaremos de repetirlo, pero no se pueden pagar durante mucho tiempo, a la vez, las pensiones de jubilación y los subsidios de desempleo. Hay que adoptar una solución, aunque la solución en la que piensa el Gobierno no es la mejor: reducir las pensiones progresivamente hasta en un 30 %, así como ampliar la cobertura de desempleo, a la vez que el importe de éste disminuye en un 20%. Más ‘palos de ciego’.

Como de costumbre, el Gobierno carga en el trabajador el peso, mientras los miembros del Gobierno se suben los sueldos hasta en un 12 %, a la vez que multiplican las prebendas y ventajas varias. En esta situación, y ante el brutal gasto que suponen el Estado de las autonomías, la cuerda se romperá cualquier día. El Gobierno no confía en sí mismo y mucho menos en los demás. Estamos ante un Gobierno sin audacia y la audacia – como decía Thomas Fuller -- es en los negocias lo primero, lo segundo y lo tercero.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris