Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Sobre la bocina   hora de jugones   -   Sección:  

Victorias de humildad

Roberto Polo
Roberto Polo
viernes, 24 de abril de 2009, 22:48 h (CET)
Mike Brown, entrenador de los Cavaliers, marca claramente el triunfo de la humildad y la modestia. Ambas cualidades suelen brillar por su ausencia en los grandes profesionales de la NBA. Se trata de un entrenador joven, de 38 años, que ha llevado a su equipo a lo más alto reconociendo sus propias carencias, y lo que es más importante, las carencias del baloncesto profesional americano.

Brown ha aprendido una premisa que muchos de sus compañeros aún no han logrado reconocer, y es que al otro lado del charco existe el baloncesto y que saben a qué se juega. Las diferencias ya no son las de antaño y, si no quieren seguir estancándose, deben aprender de la misma forma que los Europeos lo han hecho de los americanos en años pasados, provocando así que ambos baloncesto se hayan igualado.

El entrenador de los Cavaliers, siendo ya entrenador jefe, no tuvo reparo alguno en hacer el petate y ponerse a las órdenes, como asistente, de uno de los grandes. Hablamos de Ettore Messina, entrenador del CSKA de Moscú y uno de los grandes entrenadores Europeos.

Quizás su éxito no haya sido debido a lo que pudiera haber aprendido de un entrenador así pero, seguramente, habrá obtenido una serie de recursos para aplicar en su equipo, recursos que, seguro, continuará ampliando en los próximos años. Ha unido al gran gestor de vestuarios que ya era algo de lo que escasean los entrenadores americanos en su mayoría: recursos cuando el partido se tuerce. Pero, sobre todo, opciones de juego más allá de la inspiración de sus jugadores. Quizás Popovich, San Antonio Spurs, sea la gran excepción a esta regla, al demostrar un gran conocimiento del juego y de sus propios jugadores.

Mike Brown ha convertido un equipo bueno en un conjunto excelente. Y es que, no nos engañemos, el refuerzo de Mo Williams, base del equipo, ha sido importante, pero no como para que un equipo mejore en más de 20 victorias en tan solo una temporada, ni para convertirse en el máximo aspirante al anillo en los playoffs. Los Cavaliers tienen un sistema defensivo de los mejores, si no el mejor de la liga, y tienen más de un recurso en ataque, donde LeBron James, la gran estrella de la NBA, es la opción nº1, pero donde el sistema le otorga variantes que a la hora de la verdad, que hacen que su equipo sea verdaderamente mejor.

Podemos comparar otros sistemas, como el de Van Gundy, que fue favorito para el premio de entrenador del año con los Orlando. Stan sinceramente deja bastante que desear, como se puede ver en playoffs. En el primer partido, fallan los triples y el equipo depende exclusivamente de Dwight Howard, uno de los pívot más dominantes que existirá, pero que sólo no podrá ganar los partidos, y menos en playoffs. Un sistema de “balón al interior para Howard y, si le hacen varios marcajes, jugamos por fuera para el triple”, ¿es este el sistema de un buen entrenador? ¿Cuánto tardaría un Aito o un Scariolo en hacer polvo dicho juego?

Otro ejemplo podríamos tenerlo en el motivador Nate McMillan: un entrenador que ha sacado lo mejor de su joven plantilla, pero que, a la hora de la verdad, no es capaz de hacer variantes ofensivas y se quedan con un único recurso en los minutos finales; balones a Brandon Roy y que los demás le hagan espacio.

En líneas generales, la gran mayoría de entrenadores tiene una pizarra corta, hacen una plantilla a su gusto y un sistema del que no se suelen apearse, pase lo que pase. Un claro ejemplo de esto lo tenemos en Phil Jackson, el Psicólogo de los Ángeles Lakers. Un entrenador con un grandísimo sistema, que le ha dado nueve anillos, pero que se ve incapaz de reaccionar cuando no funciona y que ve cómo sus rivales le remontan y remontan puntos, sin ser capaz de hacer nada por evitarlo y sin pedir un mísero tiempo muerto para cortar las sangrías.

En líneas generales hago esta reflexión, y lo hago como amante de la NBA, para destrozar un poco el mito de la mejor liga del mundo. Ya hace años que el nivel ha bajado demasiado como para que se la siga teniendo mitificada, pero sobre todo, reflexiono por una razón: Ricky Rubio se ha considerado elegible. Es el momento de hacerse preguntas ¿Es la NBA el mejor lugar para que un jugador termine de evolucionar? ¿Es la NBA la mejor liga para prepararse para dicha liga? Preguntas imposibles de responder, y es que son intangibles lo que se deben medir. Podremos ver si Ricky triunfa en su día, como lo han hecho otros antes que él, pero siempre nos quedará una duda ¿Hubiera sido mejor jugador si hubiera terminado su formación en una liga donde tienes tiempo para prepararte mejor y donde los entrenadores parecen ser, en su mayoría, mejores conocedores de la esencia del baloncesto?.

Siempre dependerá de donde caiga nuestro Ricky, y es que podría encontrarse con un McMillan o un Iavaroni, desastroso ex de los Grizzlies, pero también podría dar con un Mike D´Antoni, New York Knicks, o un Don Nelson, Golden State Warriors. En el mejor de los casos, los rumores se harán realidad y Ettore Messina se irá a los Kings, equipo que esta muy interesado en el joven Rubio, y tendremos lo mejor de ambos baloncesto al servicio de la joven perla española.

La actual NBA lo ha olvidado, pero en su día ya lo dijo Michael Jordan "El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos"

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris