Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España no está bien, señor Zapatero

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 24 de abril de 2009, 08:03 h (CET)
El señor Rodriguez Zapatero está preocupado. Se le ve nervioso y parece que, su facultad para la demagogia, ha dado paso a un histrionismo exagerado que se puede apreciar en sus más recientes mítines, en los que se le puede advertir una deriva hacia la izquierda más extrema; consciente de que, con su enfrentamiento con el PNV, a causa de la investidura del señor Paxi López como lehendakari del país vasco, se ha visto obligado a prescindir de uno de sus más sólidos apoyos en el Congreso. Es evidente que, tanto la remodelación del Ejecutivo como un cierto empeño en insistir en la “próxima” recuperación de la economía y en su gran “amistad” con el señor Obama; tienen como objeto fundamental detener, por los medios que sean, la sangría de votos que está padeciendo el PSOE (algunas encuestas la cifran en más de 1 millón de desertores) desde que los ciudadanos se han comenzado a apercibir de que, sus promesas de prosperidad y sus descalificaciones a los que anunciaban la llegada de la crisis, sólo fueron intentos vanos de encubrir la realidad que, no obstante, no ha tardado en desmentirle, al convertir a España en uno de los países con más problemas de endeudamiento, con un mayor número de parados y con un futuro más incierto ante un eventual agravamiento de la situación económica mundial.

Es evidente que la política de austeridad en el gasto público sólo ha sido un gesto de “boquilla” y aquí tenemos ejemplos del despilfarro del Ejecutivo tales como el pago de la supuesta deuda histórica a Andalucía; la hiperfinanciación prometida a Catalunya; las entregas constantes de subvenciones a los sindicatos (la última de 28 millones de euros a la UGT) y, para rematar (sin olvidarnos de subvenciones para la Alianza de Civilizaciones, los terroristas palestinos o regalos a Uruguay) la concesión por parte de la Dirección General de Política interior de 20.345.000 euros a los partidos con representación parlamentaria para que puedan atender sus gastos de funcionamiento ordinario. Y esta cantidad sólo es una cuarta parte de la financiación anual que se les paga a cargo de las arcas del Estado. ¿Dónde tenemos el ejemplo que debieran dar estos servidores de los ciudadanos? Lo de siempre, predicar lo que quieren que los demás hagan pero, por supuesto, no lo que ellos piensan hacer.

Pero fijémonos en aquellos puntos que, aparte de las versiones oficiales de la situación, nos pueden ayudar a que nos hagamos una representación de la verdadera situación de nuestro país. Todos ustedes, si han tenido curiosidad, los podrán haber encontrado en las noticias diarias aparecidas en los medios de comunicación. Por ejemplo, el sector Servicios experimento, en el mes de febrero, su mayor caída en ventas y en empleo. Es decir que los Servicios no se ha quedado a la zaga del desplome del sector Industrial, de forma que su facturación experimentó en dicho mes una caída del 18’7% y el empleo retrocedió un 5’9% (lleva diez meses consecutivos reduciendo ventas y ocho que pierde empleo). La Industria, como ya hemos apuntado, ha tenido una caída de facturación y de entrada de pedidos del orden de un 30% en febrero (cinco meses consecutivos la facturación y siete meses consecutivos en tasa interanual)

Por lo que respeta al paro, en el mes de febrero alcanzamos el 15’5% de tasa de paro según datos de la OCDE; lo que nos concede el prescindible honor de liderar el paro en los países pertenecientes a dicha organización; según cuyos datos la media de paro de los miembros de la OCDE ha sido del 7’3% de la población activa. Chocan estos números con algunas de las manifestaciones emanadas de nuestro Ejecutivo por las que se pretende dar la sensación de que España es el país mejor situado para afrontar la crisis. Mucho nos tememos que las ínfulas del señor ZP, presumiendo de que somos la octava potencia económica del mundo, pronto podrán ser cuestionadas si es que no nos apresuramos a emprender las reformas estructurales que se nos vienen recomendando desde diversas instancias internacionales. Es evidente que, si queremos salir de la trampa en la que estamos metidos, al menos según un informe del Real Instituto Elcano, es “inaplazable” que se emprendan reformas estructurales. En el estudio realizado se detectan diversas carencias, como es la de no pertenecer al G-20 al que acudimos “de prestado” gracias a invitaciones esporádicas. Aún reconociendo los méritos de España para ser admitida en dicho organismo, se destaca que sería preciso que la “acción exterior” debería demostrar “mayor calidad estratégica y mayor fortaleza y efectividad”. La realidad es que países emergentes como: Brasil, México, Rusia y la India es posible que no tarden mucho en darnos alcance.

Pero la prueba de que la confianza de los españoles en la recuperación de nuestra economía está bajo mínimos, se demuestra ante la contracción de la demanda y el aumento del ahorro privado que, sólo en un corto espacio de tiempo, ha subido a más del 17%. Los pronósticos que se hacen en un estudio de la Caixa de Catalunya, dan por seguro que, el consumo, caerá en este año en un 3’4%. Lo cierto es que, la ciudadanía, especialmente desde el mes de octubre del pasado año, ha perdido la confianza en una pronta recuperación de la economía y se apresta a aceptar unos años de recesión, para lo cual no ha dudado en reducir al máximo sus gastos superfluos, reconsiderar sus objetivos a medio plazo e intentar ahorrar para el caso de tener que enfrentarse a situaciones difíciles, como pudieran ser el perder el puesto de trabajo. Debemos añadir que la confianza del consumidor en España está situada entre los valores más bajos de los grandes países de la UE.

Tarde, y cuando el mal ya está hecho, ZP se sale con una propuesta que, el PP, ya reclamaba hace meses, Ofrece una línea de crédito, a través del ICO, de 3.000 millones de euros para avalar las facturas de las Pymes y autónomos, así como de los cobros pendientes de los ayuntamientos con las empresas. Hasta ahora, para que una Pyme o un autónomo pudiera reclamar un crédito del ICO, a través de un banco, lo primero que se le exigía es que estuviera al corriente de pago con la entidad financiera, circunstancia que raramente se producía dada la precaria situación de los aspirantes a ellos. Si el problema era la “financiación del circulante” y lo que se pretendía, con los créditos del ICO, era garantizarla, es evidente que exigir estar al corriente de pagos con la entidad financiera a través de la cual se solicitaba, era, prácticamente imposible de que se produjera tal circunstancia dada la oleada de impagos y retrasos registrados en las cuentas de las empresas que aspiraban a él. Mucho nos tememos que el inexplicable retraso del Ejecutivo en afrontar la crisis y sus tardío e inconexos esfuerzos para parar la recesión, obliguen a los españoles a un periodo más dilatado y penoso, antes de que consigamos superar estos momentos de zozobra. O eso, al menos, es lo que parece.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris