Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta a Olav

Josefina Albert (Tarragona)
Redacción
jueves, 23 de abril de 2009, 06:49 h (CET)
Olav tienes nombre de rey noruego. No sé si sabes que el primer monarca que así se llamaba vivió hace muchos años, allá por el siglo XI. Hay quien dice que tu nombre es una variante del auténtico Olaff, cuyo significado por su etimología es ‘dorado’ o de color del oro. Lo ‘dorado’ es también «esplendoroso, feliz», según reza el Diccionario.

Leo en la primera página de El Mundo, que ahora no haces honor a tu nombre, no te sientes, precisamente, afortunado, porque te han arrebatado el derecho a utilizar tu lengua materna. A pesar de todo, con tus once años lo tienes claro. «Quiero examinarme en español» y eso lo dices en tu tierra, San Antonio de Portmany en Ibiza, un pedazo de España, y, paradójicamente, en un colegio cuyo titular es Cervantes, una pluma de oro (y en eso, ¡qué casualidad! te pareces a él) de la que salió la mejor novela de la historia, ya sabes, el entrañable Don Quijote de la Mancha. He sabido, por el mismo periódico, que una profesora te penalizó, bajándote 0,35 puntos en un examen de la asignatura de Medio Ambiente, por escribir la fecha de la prueba en castellano, un hecho ilegal y sectario donde los haya, propio de un fundamentalista, que no se para en mientes hasta producir un sufrimiento innecesario, al no dejarte escribir en español, porque «es la lengua en la que mejor expreso mis ideas», dices. La locura que el nacionalismo está practicando en la escuela española llega a límites insospechados: me he quedado estupefacta al saber lo que una profesora, al referirse a tu familia, ha dicho sin el más mínimo empacho: «Qué vergüenza, que un ibicenco hable en español con sus hijos», un comentario insolente y de una desvergüenza inimaginable.

Olav, a pesar de todo, hay que ser perseverantes y resistir porque quien resiste gana y al ganar recuperamos la misma palabra que nos arrebatan. Es cierto que resistir significa «tolerar, aguantar, sufrir», pero también significa «oponerse a la acción o violencia de otros», porque eso que a ti, Olav, te está pasando está fuera de toda razón y justicia; es sencillamente un atropello y un desafuero. Tenemos que aprender que resistir no es sinónimo de un pacifismo tonto y pacato (El DRAE, en la acepción 6, define resistir como «Repugnar, contrariar, rechazar, contradecir), que nos deja alelados mientras destruyen nuestra casa, sino que de lo que se trata es de enfrentarse sin miedo a las dificultades con decisión, es decir, con desafío, hasta conseguir que se respeten todos los derechos reconocidos en la Constitución Española de 1978.

Sí, hay que resistir, impasibles y activos a la vez, como dice la preciosa canción del Dúo dinámico: «Resistiré erguido frente a todo. Me volveré de hierro para endurecer la piel», y porque hay que seguir viviendo, soportamos los golpes sin rendirnos jamás. Eres muy joven para ser tan valiente y admiro tu osadía al plantarle cara al nacionalismo sectario y excluyente. Te veo, Olav, como un nuevo David frente a Goliat y «como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie» de la canción del Dúo. ¡Ánimo y adelante!

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris