Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

MAFO proscrito por el PSOE por decir la verdad

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 22 de abril de 2009, 05:38 h (CET)
Hay un dicho muy popular en España que reza así: “Quien dice las verdades pierde las amistades” y, como todos los refranes de nuestro surtido florilegio de frases populares, está cargado de la sensatez y sentido común emanados de la experiencia y sabiduría del pueblo español. Por desgracia para el gobernador del Banco de España, señor Fernández Ordóñez, en esta ocasión, le está saliendo caro destapar la gasa que cubre la llaga de nuestro sistema de protección social. Y es que, expresar, sin complejo alguno, sus dudas a cerca de la futura viabilidad de nuestro sistema de pensiones públicas, si no se toman medidas drásticas encaminadas a poner remedio al desfase, evidente por otra parte, que se está produciendo en la actualidad cuando cada día se pagan más pensiones, por más tiempo ( debido al incremento experimentado por el promedio de vida de los españoles) y, como ocurre en la actualidad; se debe atender a pagos excepcionales debidos al aumento disparado del desempleo; no es algo que les guste que se difunda a los del ejecutivo. Lo que sucede es que para redondear el panorama, se nos advierte que, a lo anterior, le tenemos que contraponer una menor recaudación, motivada por la disminución del número de cotizantes, agravada por la perspectiva de una mayor reducción de los mismo si sigue la tendencia de destrucción de puestos de trabajo.

No obstante, el Ejecutivo del señor Zapatero y el mismo Presidente, en lugar de tomar nota de las recomendaciones del señor Ordóñez y de encargar estudios complementarios para sacar a la luz lo que de verdad pudiere haber en la seria advertencia del gobernador del Banco de España; han preferido utilizar el método táctico que establece que “la mejor defensa es un buen ataque” aunque, en este caso, las armas para iniciarlo estén sólo cargadas de pólvora y no dispongan de munición alguna para ayudarles a desmentir lo que no hay manera lógica de desautorizar. Y digo esto porque, por desgracia para España y los españoles, no es la primera vez que la Seguridad Social está a punto de entrar en barrena. Recordemos cuando el PP del señor Aznar, mayo de 1996, entró por primera vez en el gobierno, en un momento en el que el señor Solbes dejaba a España metida en una grave encrucijada económica de la que, por supuesto, las cajas de la Seguridad Social no eran excepción, por encontrarse en una apurada situación que se podría, perfectamente, calificar de “quiebra técnica”. En aquella ocasión las reformas implantadas por el gobierno de Aznar, los remedios surgidos de la habilidad del señor Rato y sus efectivos resultados, sirvieron para sacar a aquella institución pública de su peligrosa situación. Aún más, se pudo constituir un fondo de Garantía de las Pensiones al que se dotó con un colchón de 30.000 millones de pesetas.

Aparte de poner en boca del señor Ordóñez fases y asertos que el no pronunció y de tacharle de alarmista y desinformado, los miembros del Gobierno que han salido al ruedo para cargar contra su correligionario en el Banco de España; lo han hecho con innecesaria precipitación, con menos información y con evidente nerviosismo; lo que les ha hecho contradecirse entre sí y utilizar argumentos que un chiquillo de párvulos podría fácilmente desmentir. Aparte de las andanadas del señor Pacheco, en las que demostraba su “radical discrepancia” con el señor Ordóñez, tachándole de estar desinformado y reprochándole, sin presentar la menor prueba de la validez de su objeción, el haber anunciado que, este año, la Seguridad Social podría presentar déficit en lugar del superávit de los otros años; la señora Fernández de la Vega quiso, por su parte, poner la guinda al rechazo generalizado con el que se han acogido las palabras del Gobernador del Banco de España en el PSOE, sólo que, en esta ocasión, la señora vicepresidenta dio un recital de su ignorancia en la materia ante los periodistas, confundiendo conceptos como “superávit” con “Fondo de Reserva” o “progresividad con “regresividad”; entrando, seguidamente, en una supuesta comparación entre los distintos ejercicios que quedó reducida a una jerga de números y conceptos equivocados, mal expuestos y con continuas rectificaciones, que dieron la medida, ante una atónita audiencia de reporteros, de las carencias y supina ignorancia de dicha señora sobre temas económicos.

Finalmente, para salir del apuro, tuvo que recurrir a una de sus frases lapidarias. “El Gobierno no dará ni un paso atrás en su aumento del sistema de protección social” Es su habitual latiguillo en el que han puesto todas sus esperanzas, en estos momentos en que contemplan como, todos sus esfuerzos para frenar la recesión y el paro en España, están fracasando. Y es que, cuando desde todos los organismos financieros e institutos relacionados con la política económica, se critica la forma en la que el PSOE intenta paliar los efectos de la crisis, incrementando el gasto público a la vez que aumenta, imprudentemente, nuestro endeudamiento interno y externo; no hay duda de que podríamos acudir en busca de consuelo a aquello que estuvo repitiendo, la señora Margaret Thatcher, durante muchos años, cuando afirmaba: “Es muy duro ser el único que marca bien el paso”.

Lo cierto es que, guste o no guste, cuando el sistema utilizado para atender la pensiones no es el habitualmente usado por las aseguradoras privadas, o sea, el llamado de “capitalización”, sino que el método que rige nuestro sistema público de pensiones depende de que los que trabajan aporten su contribución ( empresas y trabajadores) para que los pensionistas puedan recibir sus pensiones; es evidente que, cuando se produce una situación catastrófica, como la que está soportando la comunidad económica, y se destruyen los puestos de trabajo, los trabajadores dejan de cotizar ( y por añadidura pasan a recibir ayuda a través de las prestaciones de desempleo), las cajas de la Seguridad Social perciben menos ingresos y, por añadidura, la población envejece y aumentan los perceptores de pensiones, a la vez que los que las reciben –en virtud del alargamiento del tiempo de vida de las personas – lo hacen durante mucho más tiempo; es evidente que los números no salen y que los cálculos actuariales de los expertos deben revisarse para adaptarse a las realidades impuestas por los nuevos tiempos y en los resultados de las posibles variables introducidas por ello. Resulta una pataleta impresentable, una rabieta basada en la más supina ignorancia y un desatino propio de gente que vive anclada en la edad media, el pretender, como lo han hecho los de IU al proponer como receta contra la crisis, el imponer la jubilación obligatoria a los 60 años. Lo que no han podido aclararnos todavía y esperamos ansiosos que lo hagan cuanto antes, es cómo se las van a arreglar para garantizar la sostenibilidad de un sistema basado en semejante majadería. Y es que, señores, cuanto peor se ponen las cosas, los eternos descontentos de siempre, los que buscan pescar en aguas revueltas aprovechándose de las dificultades de los demás; van y, con toda la tranquilidad del mundo, desbarran. Y es que, como diría el inefable Murphy: “La tostada siempre cae del lado untado de mantequilla”.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris