Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Un funeral con prisas

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 22 de abril de 2009, 05:34 h (CET)
La verdad es que a medida que uno se va enterando de todo lo que aconteció en la identificación de las víctimas del Yak-42 siente una vergüenza ajena que le lleva hasta la indignación y al asombro ante ciertas actitudes.

Se repite constantemente por parte de los que se suponía eran los responsables, representando a España, de la identificación de los fallecidos que los fallos en el reconocimiento fueron debidos a las prisas por llegar a tiempo al funeral. Esto no se entiende muy bien porque ¿cómo iba a haber funeral sin estar presentes los cuerpos de las víctimas? ¿Acaso iba a tener lugar un funeral en el que los “protagonistas” hubieran sido las autoridades asistentes? ¿Qué clase de funeral hubiera sido? Este argumento no tiene ni pies ni cabeza. Cierto es que ya había 32 cadáveres identificados, pero si se trataba de celebrar un funeral para el total de los 62 militares siniestrados, no pasaba nada si este funeral se demoraba solamente el tiempo necesario para identificarlos a todos. Creo que los familiares de los que ya habían sido reconocidos no hubieran tenido inconveniente alguno en esperar el tiempo que hubiera hecho falta. La pregunta es: ¿Que es lo que hubiera desesperado e indignado a los familiares, a todos, una tardanza necesaria para una eficaz identificación de los fallecidos, o la desastrosa e impresentable supuesta identificación de los restos de los soldados muertos? La respuesta es obvia.

Esto de las prisas no se sostiene, es un argumento pobre e indecente, lo que queda claro es que había prisas por enterrar, más que a los militares, a una gestión desastrosa en el alquiler de esos ataúdes volantes, mal llamados aviones, cuyo calamitoso estado operativo era por todos sabidos. Mientras tanto aún anda por ahí algún sujeto presumiendo de actitud intachable y pidiendo cuentas a los demás.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris