Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP puede soñar utopías, pero España está hundida

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 22 de abril de 2009, 05:33 h (CET)
Choca mucho este repentino optimismo que les ha entrado a algunos mandatarios, especialmente al señor Obama y al señor Zapatero, ante lo que ellos designan como signos del final de la recesión. Cuando uno mira a su alrededor, contempla el panorama de las naciones que nos rodean y se molesta en leer lo que va apareciendo en la prensa diaria, donde parece que nadie se ha enterado de las buenas noticias que, con tanto empeño, nos quieren que nos creamos los políticos, como si fuéramos niños de parvulario y no supiéramos sacar nuestras propias conclusiones, basadas en hechos concretos y palmarios y no en eventuales mejoras sintomáticas de algunos de los parámetros económicos que se contemplan. Es así que no podemos menos de mostrarnos escépticos, si es que preferimos escuchar a quienes tienen las riendas de las finanzas y bucean en los trasfondos de la economía, antes que a los cantos de cisne de los políticos, de los que estamos acostumbrados a que pretendan embaucarnos con sus discursos, impregnados de demagogia y de falsas “medias verdades” que, al poco tiempo, se convierten en “peligrosas mentiras” capaces de echar por tierra la poca confianza que nos pudiera quedar en aquellos que nos gobiernan.

Así podemos decir que si escuchamos lo que se nos advierte desde el FMI, por boca de su director gerente, señor Strauss–Kahn, comentando un informe en el que se habla con pesimismo de “una larga recuperación de la economía”, que además sería “lenta” y “débil”, no podemos decir que hayamos salido muy optimistas respecto a nuestras posibilidades de una recuperación rápida y sin traumas. Habla el señor Strauss de que el año 2009 será un año “horrible”, añadiendo que “ésta es verdaderamente una crisis mundial y nadie se escapa”. La recuperación económica dependerá básicamente de que los países adopten las medidas “correctas”. Anteriormente el FMI publicaba un informe en el que se hacía constar que las recesiones suelen durar un año y dan lugar a un repunte robusto que puede durar 5 años, sin embargo, en esta ocasión, parece ser que “el mundo no tendrá esta suerte”. Se argumenta que la situación actual es “rara” porque se combina una crisis financiera con una desaceleración económica a nivel mundial; lo que acarreará una recesión “excepcionalmente larga y profunda”.

Es evidente que, si las noticias que vamos recibiendo nos alertan de una caída de la facturación y la entrada de pedidos de la industria caen más de un 10% en el pasado mes de febrero y que el paro del primer trimestre del corriente año 2009 alcanza ya el 17%, no tenemos más remedio que aceptar que el rumbo de nuestra economía sigue en caída libre y que ya llevamos 20 meses de deterioro laboral con 1’64 millones más de parados y 1’43 millones de afiliados menos en la Seguridad Social. Otro dato pesimista: la industria manufacturera destruye el 98% de los empleos perdidos en el sector industrial. Y lo más peligroso es que ya se están empezando a destruir, en la misma o parecida proporción, los puestos de trabajo con independencia del nivel educativo; lo que supone un escalón más en esta deriva que conduce a la desaparición de empresas que parece que no se logra detener. Por otra parte, la morosidad sigue constituyendo una de las grandes preocupaciones del sector bancario y las cajas, que ven como se está a llegando a niveles, nunca vistos, con porcentajes del 4%.

Lo que más nos espanta de toda esta información es que, en España, tenemos un componente añadido a las dificultades generales que se anuncian para todos los países afectados por la recesión y es que, así como algunos países, como Francia y Alemania, están poniendo la carne en el asador para paliar las consecuencias de la recesión y han conseguido mantenerse en una tasa de desempleo elevada; pero todavía soportable; en nuestro país, debido a que no ha existido una política coordinada, realista, efectiva y fruto de un plan compartido por todos los partidos del arco político, no encontramos ante una situación mucho más crítica al doblar la media europea de desempleo y camino de alcanzar cotas mucho más elevadas,, lo que agudiza los problemas de endeudamiento de la nación agravados por un incremento excesivo y suicida del gasto público que, sin embargo, no se ha traducido, hasta la fecha, en una mejora de las ofertas de trabajo y en una revitalización de nuestro tejido industrial que por absurdo que pueda parecer, todavía no ha podido beneficiarse de los créditos que anunció el Gobierno, para los que se dotaron 50.000 millones de euros y que debían concederse, a través de los bancos, a cargo del ICO, para aliviar la situación de liquidez de muchas empresas. Ni se han arbitrado medidas para flexibilizar las plantillas de las empresas que no pueden sostenerlas, ni se han abaratado los costes de los despidos, ni se han bajado los impuestos ni se han establecido moratorias para su pago ni, en fin, se han dotado a los ayuntamientos, que están endeudados hasta la coronilla, dotaciones a cargo del presupuesto del Estado para que puedan pagar a sus acreedores y, con ello, aliviar la situación de muchos contratistas que han tenido que despedir a su personal y cerrar sus empresas por no haber conseguido cobrar el dinero que se les adeudaba.

Y ante tanta incompetencia, desidia y empecinamiento en el error, todavía nos maravillamos que desde fuera venga el señor Sarkozy y diga a quienes quisieron escucharlo, que nuestro Presidente, el señor Rodríguez Zapatero, “puede que no sea muy inteligente” aunque, como era de esperar, después de tirar la piedra escondió la mano y se produjo un desmentido del Elíseo. Pero la bofetada ya había hecho mella en la cara de ZP que se tuvo que tragar el comentario y pasar por la vergüenza de que, en toda la prensa mundial, saliera la noticia. Y es que, cuando fanfarroneó en Washington sobre aquello de que España pronto alcanzaría a Francia en renta per cápita, bromeando sobre ello, debió pensar que, tarde o temprano, el gabacho le iba a pasar factura. Lo verdaderamente lamentable de este episodio es que, no sólo es el señor Sarkozy el que piensa esto del ZP, sino que es una opinión generalizada en muchos españoles, que están convencidos de que estamos en manos de un personaje ensoberbecido, farisaico y engreído, que guiado por su fanatismo partidista y por su sectarismo laico, no ha dudado en mantenernos engañados durante un año, escondiendo los peligros que se cernían sobre España para después, cuando ya no tenía remedio, dedicarse a buscar ayuda para salir del hoyo en el que él y todos los miembros de su gobierno nos han metido. La responsabilidad de aquellos que, guiados por su izquierdismo revanchista y no por el razonamiento, le votaron la segunda vez, cuando ya sabían lo que pensaba hacer con España, será tan grande como los perjuicios que van a representar para los españoles el haber tenido que soportar a un gobierno incapaz de sacar el país adelante.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris