Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hay que actualizar el refranero

Marino Iglesias Pidal
Redacción
miércoles, 22 de abril de 2009, 05:05 h (CET)
Ha llegado a tal punto el disparate, que la inequívoca sensatez del refrán tradicional hoy en día es un dislate.

Recuerden por ejemplo: “Nada es verdad ni es mentira, todo depende del cristal con que se mira” ¡Qué tontería! Su versión actualizada podría ser ésta: No importa el cristal con que se mira, nada es verdad, todo es mentira. Se podría reafirmar con este otro: Con microscopio ¡y rayos equis! has de mirar si a la verdad te quieres aproximar.

Algunos dichos sí parecen destinados a la inmortalidad. He aquí uno: La culpa no es del ciego, sino de quien pone el palo en su mano.

¡AH! Que nadie se confunda. Lo de: “Hombre refranero, maricón o pilonero”, aparte de que esta afirmación, para mí, es una memez, ninguno de sus calificativos va conmigo; ni siquiera el de refranero, sólo en momentos puntuales, hoy es uno, motivado por los últimos detalles experimentados y ¡sobre todo! por el espantoso despertar de esta mañana.

En estos días no se han comprado fresas y pimientos en la casa porque, las fresas venían en cajitas que ponían el precio con grandes numerotes; al ir a pagar, el precio indicado no era el de la cajita, sino el de Kilo, por lo cual costaban el doble de lo que parecía. El precio de los pimientos expuesto resultó ser por medio kilo; también costaban el doble de lo que era lógico pensar. El atractivo interés que ofrecía el banco resultó que solamente era aplicable para el primer mes de imposición a plazo fijo de un año. La moto que regalaba otra entidad, resultó ser a modo de intereses; no salías andando con unos euros más, no, lo hacías rodando con cero euros. El cheque por el importe de la compra que te devolverían intacto al enviarte la mercancía, no era para hacerlo efectivo, se trataba de un descuento aplicable a la siguiente compra. El billete gratis de ida y vuelta era para que te fueras cuando quisieras, pero para venir cuando ellos lo decidieran…

Debe vivir por aquí cerca, ¡qué nenota! Hacía un tiempito que no me robaba la mirada. Qué pena me dio cuando la volví a ver hace un par de días. ¡¿Qué le habrá pasado?! Es un esqueleto con globos. Se ha quedado con menos carne que el tobillo de un gorrión, sin embargo las tetas y el culo ¡los mismitos de sus tiempos de bonanza!

Esta mañana he despertado despavorido con un martillo pilón golpeándome el esternón a toda leche. No voy a entrar en detalles sobre el sueño cuyo desenlace fue causa de tan violento despertar. La que vive por aquí al lado se hallaba en el momento álgido de su hermosura… El caso es que cuando mis manos, con todas las ansias acumuladas por las incontables visiones de vigilia, se cierran sobre la nívea redondez sublimada por el sueño, ¡hasta en la planta de los pies! se me puso la piel de gallina al sonar el bocinazo.

Noticias relacionadas

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias

La operación

Hace muchos años que un tío mío me explico lo que significa “el metro de la vida”

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris